Taxis cercaron a conductor de Uber e IMM le retiró las chapas

Taximetristas cortaron el tránsito en varios puntos del Centro
Sobre el mediodía del martes, dos taximetristas cortaban la calle en la esquina de Eduardo Acevedo y Uruguay. Esa cuadra estaba vacía, pero unos metros más hacia el sur, en la calle Uruguay, la fila de autos amarillos y blancos empezaba a hacerse notar.

La concentración se extendió por dos cuadras, hasta la esquina Fernández Crespo, donde decenas de taxis esperaban las órdenes de quienes estaban encabezando la hilera de autos.

En un momento tuvieron que ir moviendo varios vehículos hasta dejar salir marcha atrás a un auto particular que se había estacionado antes de la movilización. La trancadera fue tal que uno de los choferes que participaban de la movilización se quedó dormido al volante. Unos metros más adelante, un vendedor aprovechó para ofrecer masas y tartas a los conductores.

Uno de los primeros autos de la fila era el de Javier Fardín, secretario general de la Gremial Única del Taxi, quien en diálogo con El Observador negó que la concentración hubiera sido convocada por ellos, a pesar de que eso fue lo que afirmaron varios conductores de taxis que se encontraban en la cola. De todos modos, el centro de mayor tensión no se encontraba sobre Mercedes sino una cuadra y media más lejos, en Fernández Crespo y Colonia. Allí otro grupo de taxistas tenía rodeado a un conductor de Uber. Inspectores de la Intendencia, acompañados de motos de Policía de Tránsito, llegaron al lugar y procedieron a retirar las chapas del auto que usaba la aplicación. Acto seguido, la concentración de taxis se dispersó.

La directora de Movilidad de la intendencia, Beatriz Tabacco, explicó a El Observador que por más que los taxistas estén cortando el tránsito, a diferencia de como se haría con un particular, no se multa a los vehículos, ya que se trata de una actividad gremial.

Tabacco aseguró que quien realizó la denuncia sobre el servicio de Uber fue la propia pasajera, porque tenía "problemas" con el servicio. Sin embargo, Uber asegura que no ha "recibido ningún reporte" sobre incidentes por parte los usuarios de Montevideo. La comuna había señalado en oportunidades anteriores que los clientes del servicio serían claves a la hora de confirmar que un conductor está trabajando con Uber o no.

Cobran por movilizarse


Varios taxistas confirmaron a El Observador el dato que había publicado El País, que señalaba que la patronal paga $ 450 la hora de vehículo a quienes participen de la manifestación, al igual que sucedió la semana pasada en 18 de Julio frente a la IMM. Los trabajadores cobran como si fuera un viaje con pasajero, por lo que del total reciben el 29% . Fardín evitó responder las preguntas de El Observador sobre este tema.

De noviembre de 2015 a principios de mayo de este año, la IMM había aplicado 16 multas por transporte irregular de pasajeros, aunque no en todos los casos se pudo constatar que se tratara de usuarios de la aplicación Uber.

En ese entonces, la comuna informó en Telebuendía que aumentaría las multas a los conductores de Uber que trabajen sin la autorización correspondiente y que el monto de la infracción pasaría a ser de 70 unidades reajustables (unos $ 63.200).

Sin embargo, la empresa afirma que seguirá haciéndose cargo de las multas que impongan a los conductores por transporte irregular, tal como lo anunció desde su llegada a Montevideo. "Los conductores saben que cuentan con nuestro respaldo en un 100%", afirmó la gerenta de Comunicación de Uber para Cono Sur, Soledad Lago.

Patronal enfrentada con la IMM

Si bien en esta oportunidad el accionar de la comuna favoreció a la gremial de taximetristas, en los hechos la patronal se encuentra enfrentada con la intendencia. Semanas atrás, la gremial decidió denunciar a la IMM ante la Justicia por entender que está permitiendo que Uber trabaje sin habilitaciones, lo que, según consideran, implica un perjuicio económico para el sector del taxi.

Populares de la sección