Taxistas del este a la caza del servicio de transporte de particulares

La patronal de Maldonado contrató a una empresa de filmación para reunir pruebas contra estos vehículos
Un auto particular estaciona frente a un hotel de Punta del Este. Los pasajeros, un grupo de turistas que se hospedan en el lugar, abandonan el vehículo y el chofer sigue su camino para volver más tarde a dejar a otros huéspedes.

A metros de allí, un hombre de incógnito filma y fotografía al vehículo sospechoso de ofrecer servicios de transporte irregular de personas, algo prohibido por la normativa departamental. Contratado por la patronal del taxi de Maldonado, el hombre reúne pruebas que serán presentadas ante la intendencia de ese departamento con el objetivo de que la autoridad competente le ponga fin a una práctica que llegó a Punta del Este esta temporada.

"Estamos expectantes, observando el movimiento de gente que hace transporte de forma onerosa siendo particular", dijo el presidente de la patronal del taxi de Maldonado, Víctor Perera.

Apenas comenzó enero, Easy Go, la plataforma brasileña de transporte colaborativo, comenzó a operar en Maldonado. Si bien Uber había anunciado su desembarco en el este, finalmente desistió a la espera de que se regularice el mercado. Lo mismo pasó con Cabify.

Sin embargo, los empresarios del taxi le restan importancia a la plataforma Easy Go porque "no la conoce nadie", y en cambio se centran en aquellos que ofrecen transporte por fuera de las aplicaciones.

Es que, según el dirigente, esos conductores son "peores" porque mientras que a "las aplicaciones se las puede controlar, a los particulares es más difícil hacerles seguimiento".

El director general de Tránsito y Transporte, Juan Pígola, dijo que "hay casos de porteros o turistas que utilizan sus coches particulares para dar servicio de transporte", pero admitió que "no es fácil" comprobar que se está dando un servicio. "¿Tú cómo sabes que cobró? Tendríamos que agarrarlos en el momento en que reciben el dinero", señaló el jerarca municipal.

Por esa razón, la patronal del taxi contrató a una empresa de filmación para que reúna pruebas contra aquellos vehículos particulares que prestan servicios de transporte de modo de anexarlas a las denuncias que pretenden realizar.

Perera dijo que ya tienen identificados unos 20 vehículos, entre autos de inmobiliarias y privados, la mayoría de ellos con chapa de Canelones. Agregó que todavía no han presentado ninguna denuncia formal porque están recabando más información y agregando nuevos vehículos a la lista, aunque sí alertaron de la presencia de esos automóviles al director de Tránsito y Transporte de la comuna.
Pígola, de Tránsito, confirmó ayer que tienen identificados tres autos pero "ahora lleva un proceso de investigación y después se verá si hay sanción".

"Un auto particular que no paga impuestos ni está regularizado no está autorizado para operar. Nosotros tenemos que hacer la denuncia con filmaciones y fotos como respaldo", agregó Perera.
El presidente de la patronal del taxi de Maldonado dijo que para identificar qué vehículos están brindando este servicio se apoyan en amigos y familiares que trabajan en distintos lugares turísticos del departamento que "pasan el dato", aunque no quiso dar más detalle para no "revelar la fuente". "Los taxistas hacemos de inspectores", agregó.

El director de Tránsito comunal dijo que este año se extremaron los controles para el transporte informal. En estos casos la intendencia aplica una multa de 30 UR (más de $ 28.000), y se retira la matrícula. Además, también fueron sancionadas tres camionetas que daban servicios a turistas sin contar con habilitación.

Mercado cubierto

Actualmente en el departamento hay unos 130 taxis habilitados para operar, que, según Perera, logran cumplir con la demanda durante los meses de temporada. "El mercado lo tenemos cubierto", señaló el dirigente. Agregó que fuera de temporada los conductores no hacen más de 30 viajes por día.
El dirigente señaló que el precio promedio de un viaje en taxi dentro de la península ronda los $ 150 o
$ 160 (desde plaza Artigas de Punta del Este al Punta Shopping).

Sin embargo, esto puede variar drásticamente dependiendo del tránsito, que en horas pico circula a paso de hombre en varias de las principales arterias del balneario. "Nuestro principal enemigo es el tránsito", dijo Perera, y explicó que un recorrido que en promedio lleva ocho fichas, puede llegar a las 30 debido a los embotellamientos.

A fines de diciembre el diario argentino Clarín informaba que su periodista enviada había pagado
$ 1.056 por un viaje en taxi desde el Aeropuerto Internacional de Laguna del Sauce hasta el centro de Punta del Este.

A la espera de regulación

El edil nacionalista Adolfo Varela presentó en noviembre una propuesta para regular "el funcionamiento de servicios de transporte oneroso entre privados operados mediante plataformas digitales" en Maldonado. Según explicó Varela a El Observador, la intención era que la Junta Departamental aprobara este decreto en enero para que se aplicara en la temporada que corre. Sin embargo, la tormenta que azotó San Carlos a finales de 2016 obligó a postergar la iniciativa para centrarse en la situación de urgencia.

Ahora, la propuesta está congelada a la espera de que termine el receso, por lo que la nueva normativa llegará recién cuando termine la temporada. Una vez que se apruebe, los conductores deberán operar a través de una plataforma tecnológica, y tener residencia "física y real" en el departamento.
Además, obliga a las plataformas a "llevar un registro actualizado de vehículos y conductores afectados al servicio de transporte entre privados" que esté a disposición de la Intendencia de Maldonado, como lo que se hizo en Montevideo.

A su vez, cada plataforma que desee operar en el departamento deberá adquirir un permiso por vehículo habilitado, cuyo costo es de 2 UR ($ 1.873), que deberá pagar la empresa solicitante y tendrá una vigencia de cinco años.

Los conductores deberán contar con libreta profesional, estar registrados en la DGI, BPS y el Ministerio de Trabajo, además de contar con un vehículo con una antigüedad no mayor a cinco años. .

Pago con tarjeta de crédito

El presidente de la Patronal del Taxi de Maldonado, Víctor Perera, dijo a El Observador que esperan que más de la mitad de los taxis del departamento cuenten con un pos para cobrar con tarjeta de crédito en la próxima temporada. Actualmente, el 20% de los 130 vehículos habilitados permiten el pago con plástico. "Nuestros clientes no piden nuevas formas de pago, y estamos encontrando soluciones", señaló Perera. Una de las ventajas que ofrecen plataformas como Uber es la posibilidad de pagar a través de tarjetas de crédito, algo valorado por los turistas. Plataformas como Uber permite que los usuarios extranjeros usen la misma cuenta que utilizan en su país de origen para contratar y abonar un servicio en Uruguay, algo que preocupa a la Patronal de Maldonado.

Populares de la sección

Acerca del autor