Temer defendió su legitimidad y busca sumar apoyo popular

Abogado de Rousseff dijo que es un golpe con retórica jurista y mentirosa
Mientras la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y el Partido de los Trabajadores (PT) continúan con su plan de resistencia ante la suspensión del cargo de la mandataria votada el jueves por el senado de ese país, el presidente interino y exaliado político de Rousseff, Michel Temer, defiende su ascenso al poder y promete resultados para su gestión, como reducir el desempleo y generar estabilidad económica.

Temer afirmó que su gobierno está legitimado constitucionalmente, aunque reconoció que solamente logrará el apoyo popular si realiza una buena gestión, dijo en una entrevista concedida en la noche del domingo a la red Globo.

Además aseguró que no buscará la Presidencia más allá del actual período presidencial que se extiende hasta el 2018.

Vicepresidente de Rousseff durante cinco años y convertido después en su mayor enemigo, Temer asumió el gobierno de Brasil de forma temporal al menos por 180 días el jueves, después de que la mandataria fuera suspendida por el Senado para enfrentar un juicio de destitución por ser acusada de maquillar las cuentas públicas en 2014, el año electoral.

"Tengo legitimidad constitucional. Constitucionalmente, si la presidenta es apartada, quien asume es el vicepresidente", aseguró Temer al programa Fantástico. "Fui electo conjuntamente con la señora presidenta, los votos que ella recibió yo también los recibí (...) Pero reconozco que no tengo esa inserción popular, que solo ganaré si desde nuestro gobierno, que es legítimo aunque interinamente, produzco un efecto benéfico para el país. Creo y tengo esperanza que lo conseguiremos", añadió.

Al mismo tiempo, el equipo de Rousseff continúa con la defensa de la mandataria en distintos medios regionales, una estrategia de legitimación internacional ya iniciada por la referente del PT incluso antes de ser separada del cargo.

En una entrevista publicada por el diario El Espectador de Bogotá, el abogado de Rousseff, José Eduardo Cardozo, dijo que confía en revertir el proceso de impeachment.

"Ese manejo que Dilma hizo de las cuentas lo han hecho todos los gobiernos anteriores: es una cuestión que nunca fue tratada como un delito. Entendemos que todo esto es un pretexto jurídico, una situación que no es legalmente sustentable, un juicio puramente político que se justifica en una retórica mentirosa", dijo.

"No es posible que una presidenta que no tiene acusaciones reales sea apartada de su cargo. Se hace ahora un golpe que no es con tanques, con armas, sino con retórica jurídica", agregó.
Los desafíos

En el cargo por seis meses, el ahora presidente en ejercicio afirmó que su principal desafío será devolver el equilibrio económico y político a Brasil.

Para ello, cortará gastos "donde sea necesario", aunque aseguró que mantendrá intactos los programas sociales insignia de los 13 años de gobierno del PT y base del boom socioeconómico que vivió Brasil en la última década.

El recién asumido gobierno de Brasil está luchando por identificar reformas que le permitan revivir la alicaída economía del país, que cruza su peor recesión en décadas. Además de reducir el déficit presupuestario, el gobierno debe controlar una inflación de casi dos dígitos y una tasa de desempleo en aumento.

Al preguntársele cuál le gustaría que fuera el legado del período en que estará al mando del país, Temer dijo: "Reducir el desempleo y ver a un país en calma".

En otra entrevista, el nuevo ministro de Hacienda de Brasil, Henrique Meirelles, dijo el domingo que el peor problema económico del país era la "confianza". Al igual que Temer, Meirelles aseguró que el gobierno interino necesita reordenar las finanzas públicas, pero que no recortaría gastos de programas sociales.

Se desmarcó de corrupción

Quienes son miembros oficiales de su gabinete y asistieron a la primera reunión oficial del viernes ya saben, según Temer, que no será tolerante con la corrupción. "Si hay irregularidades administrativas, ceso al ministro", dijo antes de reiterar que no interferirá en las investigaciones judiciales sobre el megafraude a la estatal Petrobras.

Respecto a la aparición de su nombre en las confesiones de algunos implicados en el escándalo, Temer remitió a la postura del fiscal general, que dijo que no había indicios para investigarlo.

Experto espera beneficio en bonos de Petrobras

Deutsche Bank Securities sostuvo en un reporte que espera que los bonos de la petrolera estatal Petrobras y de bancos, siderúrgicas y firmas de propiedad comercial se beneficien de la suspensión de la presidenta Dilma Rousseff, que podría marcar el comienzo de políticas más favorables a los negocios.

El vicepresidente, Michel Temer, quien la está reemplazando, podría implementar medidas atractivas para las empresas y los inversores, escribió el analista de Deutsche Bank Eduardo Vieira en un reporte.

Las políticas intervencionistas de Rousseff, que por años estrangularon la inversión, podrían ser reemplazadas por un marco más favorable al mercado que ayude a reavivar la confianza, estabilizar la moneda local y allanar la vía para unas tasas de interés más bajas, dijo Vieira.

Petrobras, que durante años fue la herramienta favorita de Rousseff para unas políticas que avivaron la inflación y llevaron a Brasil a una recesión, podría ser la más beneficiada del cambio, según el reporte.



Fuente: Agencias

Populares de la sección