"Tenemos muy claro que hay muchos más rodeos Shorthorn de lo que se cree"

El presidente de la gremial de criadores valoró el aporte de la raza mediante cruzamientos
Por Juan Samuelle, enviado a Florida y San José

¿Por qué utiliza el Shorthorn en su emprendimiento ganadero?
Empecé porque uno de los campos que arriendo para mi actividad agrícola tenía uno de los rodeos Shorthorn más antiguos del Uruguay. Como se dice, mirando por arriba del alambre, empecé a verlo, a conocerlo, me simpatizó mucho la raza y compré algunos vientres de pedigrí hace unos 12 años. Nos fue bien, nos fuimos entusiasmando de a poco, por mi formación profesional siempre me interesó la genética y decidí dedicarle algunos esfuerzos a esto. De un rodeo muy antiguo, entonces, compré algunas vacas, luego incorporé otras, empecé a combinar las líneas de sangre y es algo que lo llevamos adelante porque es muy bueno, no demanda movimientos económicos muy grandes ni nada complejo y además lo hacemos en familia, acá el Shorthorn nos gusta a todos.

¿Qué aspectos diferenciales le aporta esta raza?
Básicamente estamos ante una raza que tiene mucho para aportar, es la primera raza que se incorporó al Uruguay, es un base genética la que hay en el Shorthorn que tiene mucho para dar por ejemplo a través de los cruzamientos, algo en lo que ya no hay pruritos, porque los cruzamientos funcionan, realmente funcionan muy bien, sobre la base del Hereford que es la gran mayoría del rodeo en Uruguay, que sean cruzamientos dentro de las razas británicas, porque eso hace que sí se tenga el vigor híbrido, pero sin demasiadas sorpresas, sin que el manejo después de esos cruzamientos tenga tal nivel de complejidad que terminen fracasando, como lo hemos visto en otras razas y en algunos sistemas de producción.

Hace mucho que la raza ingresó al país, ¿cómo ha evolucionado?
El Shorthorn fue introducido para mejorar los rodeos que existían en el país, posteriormente fue experimentando algunos cambios, como en toda actividad económica, se fue achicando en el número y hoy se mantiene en un nicho importante, sobre todo para los cruzamientos como dije. Está perfectamente adaptada la raza. Además, tenemos muy claro que hay muchos más rodeos Shorthorn de lo que se cree, lo que pasa es que son de productores de perfil más bajo, poco mediáticos, hay mucho Shorthorn en el norte del país, hay ganados de gran volumen. Hay mucha gente en el centro y en el norte que cruza con Shorthorn, pero son básicamente productores comerciales, sin una exposición grande. Las cabañas son pocas, pero trabajan muy bien, sin duda le hacen un gran aporte a la raza.

¿Y cómo está el Shorthorn local comparado con el de la región?
Bien, se está trabajando de buena manera, con líneas más modernas, se van corrigiendo algunos intentos que hubo en el pasado que dieron algunos problemas, se está encarando una selección genética más acorde a estos tiempos y se están viendo ya los buenos resultados. Hay índices de procreo correctos, hay buena terminación de los novillos, estamos bien con respecto a la región por lo que hemos hablado con los argentinos.

¿Qué sucede con la performance de la carne de Shorthorn?
La carne argentina le debe su nombre y estatus al Shorthorn, fue la raza que posicionó su calidad, su terneza, su gusto. De hecho en los últimos dos concursos de novillos, donde se hizo apeticibilidad y calidad de carne, ganaron siempre reses Shorthorn, acá en Uruguay.

En la gira, cuando recibió en su establecimiento a 30 criadores de Shorthorn del extranjero, ¿qué comentario le sorprendió?
Me llamó mucho la atención su curiosidad, preguntan todo, a la gente de Oceanía donde la realidad es muy distinta, por ejemplo, les llamó mucho la atención los cepos, las mangas. Es gente muy abierta, muy simpática, la gira nos está permitiendo un intercambio muy positivo.

¿Cómo definiría el momento del agro en Uruguay?
Es un momento de reacomodamiento del sector, de jugadores, creo que estamos en un buen momento, un momento más real. Cuando hay esas fiebres o boom que se generan se empiezan a generar cosas que no son directamente del sector, creo que eso ya pasó, creo que todos los valores se están adecuando, los de los arrendamientos agrícolas, los de los arrendamientos ganaderos, los de los precios de las cosas, están llegando a valores lógicos. A nadie le gusta recibir menos, claro, pero a la larga creo que esto va a ser más sano, el que todos tengamos un negocio más correcto. Hay menores valores por la soja, por el novillo, pero también el tipo de cambio ha ido mejorando. Básicamente es un momento de reacomodamiento, barajamos y dimos de nuevo y estamos un poquito más sentaditos en la silla.

La ficha del entrevistado


Datos: Nació en Montevideo, el 14 de setiembre de 1971. Está casado con Agustina Mariezcurrena. Tienen tres hijos: Felipe, Segundo y Jacinta.

Profesión: Es ingeniero agrónomo.

Actividad: Dirige el establecimiento Rincón de Cora, en Rincón del Pino, 6ª sección de San José. En su empresa la agricultura (propia y para terceros) es el rubro principal y la ganadería el secundario.

Gremialismo: Es directivo de la Sociedad de Criadores de Romney Marsh.

Pasatiempo: La navegación.

Populares de la sección

Acerca del autor