Terremoto devastó localidades turísticas del centro de Italia

Sismo de magnitud 6 dejó al menos 159 muertos y cientos de heridos
Rodeados por la naturaleza montañosa de los Apeninos, las localidades italianas de Amatrice y Accumoli eran hasta ayer dos atracciones turísticas del centro de Italia, tanto por sus construcciones de entre los siglos XIII y XVIII como por su tradición gastronómica. Pero un terremoto devastó esa pintoresca zona en la madrugada del miércoles, una de las áreas más sísmicas de la península itálica, y dejó al menos 159 muertos, residentes atrapados bajo los escombros y un número indeterminado de desaparecidos.

El sismo se produjo de noche, cuando la mayoría de las personas dormía, y destruyó casas y caminos en un conjunto de pequeñas ciudades, con un promedio menor a 5.000 habitantes, ubicadas a unos 140 kilómetros al este de Roma. Aunque la magnitud del temblor fue sólo de 6 grados en la escala de Richter, el daño que ocasionó fue severo debido a que se originó a poca profundidad, a unos cuatro kilómetros debajo de la superficie.

Mucha gente quedó bajo los escombros y hubo muchos desaparecidos, según explicó en la mañana de ayer Immacolata Postiglioni, responsable de las operaciones urgentes de la Protección Civil italiana.

Se trata de una de las zonas con más riesgo sísmico de Italia, país que posee una geología muy particular. El centro de Italia sufrió el sismo de abril de 2009, también en mitad de la noche, un terremoto de 6,3 grados que provocó más de 300 muertos.

El terremoto de ayer, que se sintió en Roma y Venecia, despertó a la población a las 3.30 hora local. Varias réplicas pudieron advertirse durante el resto de la noche, una de 3,9 grados en la provincia de Perugia y otra más fuerte de 5,3.

El epicentro del sismo fue localizado cerca de Norcia, una ciudad de la región de Umbría, a unos 150 kilómetros de Roma, según el Servicio Geológico de Estados Unidos. Los heridos más graves fueron evacuados a la capital de la provincia, Rieti, así como a hospitales de Roma y Florencia.

Solo se oyen los gatos

Los servicios de emergencia distribuyeron una fotografía de la zona aérea afectada que mostraba franjas destruidas de la ciudad de Amatrice, mientras los escombros llenaban las calles de la localidad cercana de Accumoli.

Los informes daban cuenta al cierre de esta edición de más de 350 heridos y de cientos de desaparecidos que eran buscados anoche entre los escombros en una carrera contrarreloj.

Al menos cien personas seguían sin aparecer y probablemente quedaron sepultadas vivas, mientras que unas 2.000 resultaron damnificadas.

Las imágenes de Amatrice revelaban una devastación completa. El pueblo "no existe más", dijo a RaiNews24 el presidente de la Región Lacio, Luca Zingaretti.

"Es toda gente joven, es temporada de vacaciones y el festival local estaba por celebrarse pasado mañana, así que mucha gente vino a ese evento (...) Es una catástrofe", dijo Giancarlo, un residente de Amatrice de 65 años, sentado en la calle vestido apenas con ropa interior.

Poco después del mediodía, casi nueve horas después del primer sismo, las grúas y excavadoras del Ejército aún no habían llegado a Accumoli, una localidad situada a 800 metros de altura.

"Aquí se oyen sólo los gatos", confesó ayer a la agencia AFP Guido Bordo, un vecino de Accumoli de 69 años, mientras esperaba noticias sobre su hermana, sepultada bajo los escombros. "No da señales de vida", dijo desconsolado.

Fuente: Agencias

Populares de la sección