The Keepers: una excelente propuesta documental

Esta serie de Netflix es una de las mejores ofertas de series documentales sobre crímenes, un género que ha resurgido en los últimos tiempos
La escritora estadounidense Joyce Carol Oates escribió en 1999: "Los relatos sobre crímenes verdaderos siempre han sido enormemente populares entre los lectores. Este subgénero parece atraer tanto a los que tienen altos niveles de educación como a los que apenas son letrados, y a mujeres y hombres por igual". Con esa frase refería a la literatura sobre el tema, que ha dejado piezas fundamentales, como A sangre fría de Truman Capote, pero lo mismo puede decirse sobre las series de este estilo que han surgido en los últimos años.

Desde que el podcast estadounidense Serial se dedicó a desenterrar y analizar un homicidio ocurrido en la década de 1990 por el que un hombre fue encarcelado de forma confusa, las historias de crímenes verdaderos han tenido un renacer en el formato de serie. Netflix lo hizo con Making a murderer, mientras que HBO causó revuelo con La maldición.

Ahora, el mencionado sitio de streaming prueba de nuevo (con éxito) con The Keepers, un relato documental que analiza el homicidio sin resolver de la hermana religiosa y docente de inglés Cathy Cesnik, muerta en 1969.

La víctima era docente en un liceo privado católico para mujeres de la ciudad de Baltimore, y poco tiempo antes de su muerte había recibido de parte de algunas de sus alumnas denuncias de abuso sexual a manos del capellán del colegio, el sacerdote Joseph Maskell.

La serie analiza el hecho de que las autoridades religiosas, judiciales y policiales del estado de Maryland sabían de lo ocurrido en el centro educativo, y que encubrieron el homicidio, ocurrido para silenciar una potencial declaración de Cesnik.

Lo que The Keepers logra como uno de sus puntos altos es el movimiento narrativo entre la investigación en el presente, conducida por Gemma Hoskins y Abbie Schaub, dos exalumnas de Cesnik, los eventos de 1969 antes y después del homicidio y, como punto intermedio, lo ocurrido durante la década de 1990, cuando varios de los exestudiantes denunciaron finalmente los abusos padecidos.
Hoskins y Schaub recorren la ciudad, hablando con viejos alumnos, familiares y amigos de Cesnik, policías y periodistas, para intentar determinar lo ocurrido y así detectar a los autores del crimen.

Si bien la serie apenas tiene siete episodios de unos 60 minutos cada uno, logra generar un impacto en el espectador al nivel de Making a murderer (que ponía el foco en los problemas y defectos del sistema judicial estadounidense), pero en este caso remueve las mismas fibras que, por ejemplo, la película En primera plana, que también versaba sobre los abusos sexuales a niños de parte de sacerdotes. Y en definitiva, genera la misma rabia y tristeza que la otra serie de Netflix.

El momento en que las víctimas de abuso finalmente cuentan lo ocurrido es uno de los más poderosos de la narrativa de la serie, porque en algunos casos se trata de mujeres ya ancianas que por primera vez se animan a confesar el secreto que guardaron durante décadas.

La serie también saca del olvido un caso interesante y que podría haberse perdido para siempre, llamando la atención sobre lo ocurrido y generando repercusiones como el hecho de que la Arquidiócesis de Maryland haya tenido que colocar en su sitio web un artículo en el que comenta, rebate y explica los sucesos retratados en la serie, y cuál ha sido su reacción a las denuncias de abuso. Si un documental logra algo así, es que ha tenido un impacto.

The Keepers atrae con una historia bien narrada dentro de un género que en sus diferentes facetas siempre ha captado la atención del público, y genera una sensación contradictoria: hacer clic sobre el botón de reproducir cada episodio genera ansias de saber cómo sigue la historia, pero también produce cierto rechazo. La oscuridad y la tristeza que produce el relato hace que por momentos –lo mismo ocurría con Making a murderer– las ganas de seguir adelante flaqueen.

Destaques


Los testimonios
Uno de los mayores logros de las investigadoras es convencer a las víctimas de que cuenten sus casos.

La investigación
La ciudad de Baltimore es recorrida de arriba abajo en busca de testimonios y datos.

Las leyes
The Keepers analiza el intento de modificar la fecha de prescripción de los abusos por parte de la Iglesia.

Populares de la sección

Acerca del autor