The Shard (Londres)

Con ustedes, The Shard, el rascacielos más alto de Europa (hasta que se termine de construir uno en Moscú) por el Estudio de Renzo Piano Building Workshop

En el London Bridge Quarter, The Shard es un edificio multiuso, con shopping, oficinas, restaurantes, el hotel Shangri-La, apartamentos privados y un mirador, todo con vistas increíbles del paisaje londinense.

El mirador tiene un acceso y ascenso directo para no interferir con las actividades residentes del edificio.

El deck al aire libre es ámbito para fiestas electrónicas, propuestas de matrimonio, desfiles, y promociones. Por ejemplo, en Navidad, subían gratis quienes fueran vestidos como Santa.

Inaugurado en el 2012 justo para los juegos olímpicos, se ha convertido en un ícono en la agenda y el paisaje de la ciudad.
 
Si bien está solo en su vereda del Támesis, frente a la city, y junto a las vías del tren de London Bridge Station, su escala con respecto al barrio es inabarcable visualmente desde abajo a corta distancia.
 
Mide más de 300 metros y está compuesto por 87 plantas de las cuales 72 son habitables. Está recubierto por 11 mil paneles de cristal (como 8 campos de fútbol juntos).
 
Los apartamentos, de los cuales hay 10, uno por planta, salieron al mercado con un precio de entre 30 y 50 millones de libras.
 
El mirador del edificio, conocido como "The View", se ha convertido junto al London Eye en el mejor lugar para observar Londres desde las alturas, aunque a un precio que es el mayor del mundo para miradores en torres de altura: 25 Libras
 
The View está dividido en tres plantas, dos de ellas cerradas y una terraza descubierta, y la vista que se ofrece es de 360º, siendo posible divisar hasta 65 kilómetros a la redonda. La altura del mirador es casi el doble que la de la noria London Eye.
 
La arquitectura de The Shard es espectacular y merece la pena acercarse a verlo. Su mirador – y toda la parafernalia previa - también merece mucho la pena, siendo su único problema el precio, bastante elevado.
 
El principal elemento que soporta la estructura es un núcleo de hormigón en el centro, en el que se alojan los ascensores. Los cimientos comienzan a 50 metros bajo el terreno y Junto con los materiales predominantes como el hormigón, el acero y el vidrio, el Shard también consta de otros elementos como por ejemplo 44 ascensores o placas fotovoltaicas colocadas de manera estratégica para aprovechar los esporádicos rayos de sol que aparecen en el paisaje londinense. El coste del edificio, 1.800 millones de euros, y su edificación en plena crisis económica mundial ha supuesto un reto y todo un gesto de provocación, sin obviar la polémica social que eso supone. 

 

 


Comentarios

Acerca del autor