Tienda Inglesa pasó a manos de grupo estadounidense e inversor local

Un sobrino de Henderson se queda con el 10% del paquete accionario
Los rumores de venta de Tienda Inglesa sobrevuelan a la cadena de supermercados desde hace tiempo. Su propietario,Robin Henderson, tiene 80 años y ningún heredero interesado en tomar las riendas de la compañía. El pasado febrero, El Observador había informado que la empresa había sumado a sus filas al argentino Matías Allen, que asumió como CEO de la firma, una figura que hasta el momento no existía en la cadena.

"No. No cambia nada", había respondido Henderson días después de conocida esta novedad ante la consulta de El País de si este "proceso de transición" en la empresa abría la puerta a una posible venta.

Ayer, sin embargo, el semanario Búsqueda dio cuenta de que un grupo inversor estadounidense había firmado el martes de esta semana un documento que "inicia el proceso de compra de Tienda Inglesa".

El acuerdo alcanza al 90% del paquete accionario de la empresa, mientras que el 10% restante (en manos de un sobrino de Henderson, que no quiso vender en esta instancia) quedó por fuera del trato, según pudo confirmar El Observador a través de fuentes cercanas a la negociación.

Quien adquirió la mayoría de la empresa es un fondo de Estados Unidos, mientras que una parte minoritaria fue comprada por capitales uruguayos, en concreto, por la familia Najul, comentaron fuentes empresariales. Búsqueda indicó que el negocio habría rondado los US$ 140 millones.

Klaff Realty LP es la firma estadounidense detrás de esta compra, indicó el semanario. El Observador se comunicó con la compañía con sede en Chicago y vía mail fue informado de que su CEO, Hersch Klaff, estaba de viaje y había decidido no conceder entrevistas por este tema.

Se trata, dijeron las fuentes empresariales, de un grupo con más de 10 años de experiencia en dos cadenas de supermercado de Estados Unidos (Albertsons y Safeway, que tienen más de dos mil locales en el país norteamericano). Se hizo hincapié en que se trata de una firma que apuesta en sus inversiones al largo plazo.

Todo el proceso de traspaso llevará unos 120 días. Las fuentes empresariales señalaron a El Observador que "se asegura la continuidad de Robin Henderson" en la empresa, y que el objetivo es que los compradores mantengan "el mismo espíritu" de la cadena, aportando su "conocimiento" del sector y el capital "necesario para garantizar la prosperidad y crecimiento" de Tienda Inglesa.

Con experiencia en Uruguay

Uruguay no es un recién conocido para Klaff, quien invirtió en tierras para cultivar maíz y soja a través de un fondo en el país en los últimos años.

Poca corrupción, una población bien educada, agua abundante y un clima moderado: estos elementos destacaba el empresario acerca de Uruguay en una entrevista que concedió al diario estadounidense Chicago Tribune en marzo de 2014.

En ese momento, había planes para levantar US$ 100 millones para un segundo fondo uruguayo (el primero había alcanzado los US$ 80 millones). El periódico añadía que Klaff era dueño de una "granja con caballos" en el país. También ha invertido en el sector inmobiliario, pudo saber El Observador.

Defender fuentes de trabajo

En el sindicato, en tanto, la noticia fue recibida con sorpresa y se lamentó la ausencia de una comunicación oficial sobre la venta.

"Sabemos que estamos en una interna complicada, pero lo que vamos a hacer como sindicato es defender las fuentes de trabajo", dijo una fuente a El Observador.

El informante agregó que no se trata de una"fuente laboral cualquiera" sino que los 4.000 trabajadores que se desempeñan en la empresa –distribuidos en 10 sucursales, dos depósitos y una planta de elaboración– gozan de "buenos salarios y beneficios" que distinguen a Tienda Inglesa dentro del supermercadismo.

"Acá hay cuatro mil familias, una empresa que tiene el mejor nivel de empleo, no solo a nivel de beneficios y salarios sino también en dotación de empleados", añadió la fuente.

Asimismo, valoró la labor que el recientemente ingresado CEO ejecutó en los últimos meses.
Se vieron, comentó, cambios que les dieron "cierto optimismo", dentro de los que mencionó el reordenamiento de los locales y el control de stock.

"Está tomando medidas que van en el camino de reflotar una empresa que hace tres o cuatro años viene con balances en rojo", sostuvo.

"Ahora todo esto llena de incertidumbre, porque si se concreta la venta no sabemos si se va a mantener esa persona, si vendrá otra", agregó en referencia a Allen.

Populares de la sección