Tímido optimismo

Protagonistas de los principales rubros del sector agropecuario ven amenazas para una recuperación en 2017, pero confían en que la situación mejorará
Tres referentes de sectores clave del agro –ganadería, agricultura y lechería– coincidieron en que 2017 será un año para enfrentar con cautela, en el que habrá verdes y maduras.

"Sin cambios estructurales, como la baja de la carga impositiva, la carga social, el precio del combustible, entre otros, veo que la actividad será inviable en 2017. Si pudiera pedir algo pediría que pasemos de 260 mil a 400 mil cabezas exportadas en pie. Con solo eso acomodaríamos varios zapallos en el caro", comentó a El Observador Rodrigo Fernández, director de Frigorífico Modelo SA y Sociedad Ganadera San Salvador.

Opinó que la demanda de terneros para exportación en pie seguirá firme y eso le genera buenas perspectivas para el rubro de cría, que hace tres años era el más castigado y hoy es el más rentable, con el mercado más seguro.

También analizó que dada la importante diferencia de precios entre el novillo gordo para la cuota 481 y el novillo "no cuota", muchos productores de ciclo completo proyectaron producir novillos para ese mercado en 2017, aunque últimamente se generaron incertidumbres respecto a esa posibilidad de negocios para la carne uruguaya.

"Tenemos costos internos altos e ineficiencias que nos quitan competitividad", aseguró Roberto Verdera, de la mesa de Oleaginosos

Como análisis genérico del sector ganadero afirmó que no ve mejoras a futuro. "Es muy alto el costo que tenemos hoy para producir un kilo de carne. Ese costo pega más en los invernadores, y no está asociado al costo de los insumos y alimentos, porque esos bajaron o se mantuvieron, considerados en dólares respecto a 2015", dijo.

Fernández agregó que "sí fue alto el costo de la mano obra y de la carga impositiva, que transformó a Uruguay en le país más caro de la región y de algunos otros países competidores, como Estados Unidos". Y sostuvo que en la actualidad lograr 2% de rentabilidad anual con el campo "es un campañón".

Agricultura en dificultades

En el sector agrícola, 2017 se visualiza como un año "nuevamente complejo", adelantó a El Observador Roberto Verdera, presidente de la Mesa Tecnológica de Oleaginosos (MTO).

Consultado sobre las perspectivas para el sector agrícola indicó que aprecia "incertidumbres a nivel global ante el cambio de gobierno en Estados Unidos y su impacto a nivel regional y local". En particular, existen dudas sobre cómo evolucionará el tipo de cambio y la suba de las tasas de interés.
En relación al escenario local, expresó que el reciente incremento en las distintas tarifas "ya es un dato y el comportamiento de la inflación es otro factor que definirá la ecuación".

"Es evidente que tenemos costos internos altos, ineficiencias en algunas áreas referidas a infraestructura, todos factores que nos quitan competitividad", dijo Verdera, y admitió que luego de la sensible caída del precio de la soja en la zafra 2014/15 "se han ido acomodando a la baja algunos costos". "Pero continuamos con ellos relativamente altos", agregó.

En cuanto al mercado de los granos de secano, "los precios de los granos forrajeros están en baja y no se visualiza un cambio de tendencia en el corto plazo". En relación a la soja, "el comportamiento de los precios ha sido mejor y se está con precios al productor entorno a los US$ 370 por tonelada y en términos relativos continúa siendo el cultivo que a productividad normal genera márgenes positivos", concluyó.

Repunte en lechería

Para Rodolfo Braga, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), que es la principal gremial dedel rubro, "el 2017 será un año bisagra". "Por precios, el año próximo será mejor que 2016, pero hay una gran incertidumbre respecto a cómo se comportará el clima, que es tanto o más importante de los precios", agregó.

Para la lechería, 2017 no será un año de grandes inversiones, sino de las necesarias: semillas y comidas, dijo Rodolfo Braga

Braga recordó que en 2016 los tamberos sufrieron la adversidad de ambos factores –precio y clima–, con una primavera mala que tuvo la antesala de las lluvias excesivas del otoño "que perjudicaron los cultivos forrajeros y ocasionaron mucho gasto en la alimentación de las vacas".
Para el presidente de la ANPL, el año 2017 "será mejor", pero eso "no debemos llevar a engañas: la mejoría va a demorar". Desde el punto de vista productivo, primero vendrán las pariciones y en marzo, abril y mayo "empezará a incrementarse la producción de leche". "Pero esa producción recién la cobraremos en junio", dijo . Por ese motivo, la mejoría en la lechería se concretará "en la segunda mitad del año".

Respecto a las inversiones, que son las que mueven la aguja productiva, Braga sostuvo que "habrá de todo". Por ejemplo, los tamberos que no se endeudaron –"o se endeudaron un poquito"– seguirán adelante. Los que tuvieron que endeudarse y la pasaron muy mal, "pondrán un cable a tierra para reacomodarse", graficó el presidente de la ANPL. En conclusión, 2017 no será un año "de grandes inversiones", dijo Braga.

La mochila del agro

El ingeniero agrónomo Eduardo Blasina entiende que "al agro se le está pidiendo que cargue demasiadas mochilas", según una columna publicada en El Observador el 24 de diciembre. "(El agro) se ha cansado. Y tras retroceder en 2016, se proyecta oficialmente que tenga un crecimiento cero en 2017. Crecerán soja y forestación. Pero el resto ya no tiene margen. La baja en el precio nominal del dólar mientras en Oceanía ha subido fuertemente y el reciente aumento de tarifas, mantiene al sector a la defensiva. Pero con un dólar tan bajo y costos de energía tan altos se vuelve muy difícil competir en cualquier área. El informe anual del Ministerio de Ganadería dice que en los últimos 10 años los salarios rurales subieron 300% mientras que la inflación subió 115%, y los precios del agro, se ubicaron cerca de los números de la inflación o por debajo ya que la mayoría son nominados en dólares", escribió Blasina.

1,4%

más carne, según estimaciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos será lo que crecerá la producción mundial de carne vacuna y de búfalo en 2017.

60%

de la facturación, es la estimación de endeudamiento del sector lechero en 2016, porcentaje que representa US$ 284 millones, según el anuario de Opypa.

(Producción: Lucas Farías y Juan Samuelle)

Populares de la sección

Acerca del autor