Todos contra todos en guerra verbal entre los republicanos

Los ataques personales dominan debate de los conservadores
A menos de un mes de que comience el proceso de primarias en Estados Unidos, los 12 precandidatos republicanos han intensificado su pugna por la nominación del partido con una guerra de anuncios que no conoce de antiguas amistades.
En los spots emitidos en los primeros días del año se pudo ver a Jeb Bush atacando a su otrora pupilo Marco Rubio; a éste criticando al mismo Chris Christie al que hace no tanto alababa; y al gobernador de Nueva Jersey recordando a sus rivales que esa lucha solo beneficia a la favorita demócrata, Hillary Clinton.
Junto a los ataques personales, dos temas centran los anuncios republicanos: la firmeza ante la amenaza terrorista del Estado Islámico (EI) y las promesas de poner fin a la inmigración irregular en EEUU.

El magnate Donald Trump, que sigue liderando las encuestas, logró abordar los dos asuntos en los 30 segundos de su primer anuncio de campaña televisivo.
En el vídeo polémico en el que su protagonista defiende su idea de prohibir la entrada a EEUU a los musulmanes e ilustra su propuesta de construir un muro para detener la inmigración procedente de México con imágenes de la valla de Melilla (España), en la frontera con Marruecos.

El senador Ted Cruz, en dura competición con Trump en los sondeos de Iowa y Nuevo Hampshire, publicó un anuncio titulado Invasión en el que se ve a personas con traje y ropa de trabajo cruzando la frontera entre Estados Unidos y México.
"La política sería muy diferente si un montón de abogados o banqueros cruzara el río Grande. O si un montón de periodistas graduados llegaran y bajaran los salarios de la prensa. Entonces veríamos noticias sobre la calamidad económica que está ocurriendo en nuestra nación", dice el senador de origen cubano en el vídeo.

Cruz lidera los sondeos en Iowa, que abre el proceso de primarias en febrero, por delante de Trump y, a mayor distancia, de Rubio, según la media elaborada por la web de referencia Real Clear Politics.
En Nuevo Hampshire es Trump quien encabeza las encuestas, seguido de Rubio, Cruz y Christie, cuya campaña registra un impulso después de meses entre los más rezagados, llegándose a quedar fuera incluso de alguno de los debates principales por sus malos resultados.
En la necesidad de desmarcarse de los rivales parece tener cabida hasta la propia fe. Marco Rubio publicó este jueves un anuncio en el que explica cómo su cristianismo le guía en todos los aspectos de su vida, aunque evita mencionar que es católico.

Rubio pugna en Iowa por el voto cristiano protestante evangélico con Cruz, quien se benefició de la caída de popularidad del neurocirujano Ben Carson entre ese grupo.
Trump, conocido por arremeter contra todo y contra todos, cuestionó recientemente que Cruz, que acude a una iglesia baptista, sea un verdadero evangélico por su origen cubano.
"Solo recordad que, según tengo entendido, no llegan muchos evangélicos de Cuba", dijo el magnate ante votantes de Iowa.

Estos ataques personales continuarán a medida que se acerque el inicio del proceso de primarias, pronostica a Efe Jason Marczak, experto en campañas políticas y director del Centro Adrienne Arsht para Latinoamérica del Atlantic Council en Washington.
"Al principio tenían miedo a los ataques, salvo Trump, para parecer presidenciables. Pero ahora están nerviosos sobre lo que va a pasar en las próximas semanas y recurren a los ataques personales para deslegitimar a otros candidatos", explica el experto.
Hasta ahora los precandidatos demócratas guardaron mejor las formas y evitaron iniciar una guerra de anuncios similar a la de sus rivales conservadores.
Los demócratas tienen además solo tres candidatos para las primarias que comienzan en febrero, frente a los 12 republicanos que compiten por la nominación.

En los demócratas, Hillary Clinton va como gran favorita; el senador por Vermont, Bernie Sanders da batalla, y el exgobernador de Maryland, Martin O'Malley, quedó a mucha distancia.


Fuente: EFE

Populares de la sección