Topolansky: la oposición le tiene "temor" a candidatura de Mujica

La senadora del MPP defendió la gestión de entes en el pasado gobierno.
El debate sobre los aumentos de impuestos y tarifas públicas que rige desde el comienzo de año reflotó entre dirigentes del Frente Amplio el convencimiento de que la oposición está en campaña electoral cuando todavía falta poco menos de tres años para octubre de 2019.

Pero la senadora y líder del MPP, Lucía Topolansky, fue más allá. La dirigente afirmó que entre las críticas se hace una constante alusión a falencias de la gestión del período anterior encabezada por su esposo y también emepepista, José Mujica (2010-2015), porque los opositores tienen miedo de que se postule otra vez a la Presidencia de la República.

En diálogo con El Observador, Topolansky cargó contra la oposición y defendió la gestión de las empresas públicas entre 2010 y 2015. Pero, al mismo tiempo, se distanció de la decisión del ministro de Economía, Danilo Astori, de aumentar las tarifas de electricidad por encima de lo que sugirió el directorio de UTE.

Topolansky aseguró que "la oposición obviamente está en campaña electoral".

"Se quiere presentar el quinquenio anterior como que todo fue un desastre, y es mentira. Yo no acepto eso. En el quinquenio anterior hubo un gran fortalecimiento de las empresas públicas. Debimos desarrollarlas e invertir en ellas, y por eso después posibilitamos lo que pudo hacer ahora el Ministerio de Economía que es recaudar un poco más a partir de ellas", dijo la senadora.
"Es como una lluvia de críticas que cae constantemente. Porque, dicen que en el quinquenio (anterior) se hizo esto, se hizo lo otro... Son pequeños darditos políticos que se tiran porque en realidad hay una especie de temor de que "Pepe" (por José Mujica) se pueda candidatear, algo que tiene en mí al mayor opositor", agregó Topolansky.

La legisladora advirtió que la oposición "jamás diseñó franjas sociales en la luz y el agua". Con eso hizo referencia a planes especiales tarifarios de electricidad, agua y telefonía, que funcionan como subsidios para personas de menores recursos.

Al inicio de la segunda presidencia de Tabaré Vázquez el Poder Ejecutivo recapitalizó ANCAP en US$622 millones por pérdidas generadas en la anterior administración.

La planta desulfurizadora de Ancap en La Teja, una obra pensada para mejorar la producción y la calidad de los combustibles, fue inaugurada en 2013 y costó US$421 millones, una cifra superior a la planificada inicialmente. Para el gobierno esa obra era necesaria.

Además el gobierno de Mujica resolvió en 2012 cerrar la aerolínea estatal Pluna por ser deficitaria.

El Observador le repreguntó a Topolansky si no percibe críticas hacia la gestión de Mujica que parten de la interna oficialista.

"No estoy hablando del Frente. Del Frente habrá alguno. Pero se ve en la prensa escrita, en la televisión, que se habla de que en el quinquenio anterior se pusieron tantos molinos y los molinos no generaron baja de tarifas. Eso es una simplificación. Si no se hubiera cambiado la matriz energética el Uruguay no estaría todo electrificado como está. Es una simplificación de marca mayor para pegar indirectamente. Hay que saber leer", contestó.

Se distanció de Economía

Más allá de sus consideraciones sobre la oposición y de advertir que el aumento promedio de 8% en las tarifas ronda el valor de la inflación, Topolansky afirmó que desde su punto de vista algunos de esos incrementos podrían haber sido menores.

"Se que las empresas públicas plantearon valores menores y me hubiera gustado que se contemplara más lo que plantearon las empresas públicas y no a lo que finalmente decidió Economía. Porque además Economía pudo definir lo que definió gracias a que en el quinquenio anterior las empresas públicas invirtieron y se fortificaron", señaló.
El Ministerio de Economía resolvió incrementos por encima de lo sugerido por el directorio de UTE. Los técnicos de esa empresa entendían que un aumento de 5,5% era suficiente para el funcionamiento y obras proyectadas, pero el equipo de Astori negoció que el ajuste tarifario sea de 7,5%.

El aumento de la telefonía en promedio de 8% y de los servicios de OSE de 8,3% con un adicional de 7,3% sobre el cargo fijo del agua, estuvieron en sintonía con lo demandado por los directores de ANTEL y OSE para atender la variación de costos y las inversiones previstas.

Por su lado, la oposición sostiene que el aumento de 8% de los combustibles se fija para hacer caja en un ente marcado por las pérdidas.

Eso es rechazado por el oficialismo. "Cuando uno actualiza en función de la inflación los precios, no creo que se pueda hablar de tarifazo", afirmó Astori el 19 de diciembre en entrevista con El Espectador en defensa de las críticas opositoras.




Populares de la sección

Acerca del autor