¿Toros caros o baratos?

Columna de opinión publicada en El Observador Agropecuario

Un trabajo realizado por el Departamento de Extensión de la Universidad de Lincoln, Nebraska, (EEUU) sirve para reflexionar sobre el tema en particular, pero también para analizar el negocio de la carne en general. El trabajo ofrece un pormenorizado detalle de lo que cuesta producir un ternero en EEUU. A modo de resumen la cifra llega casi a los US$ 1.000, mientras que el mercado paga US$ 1.300 por ese ternero.

Pero veamos el aspecto de la genética: el detalle de los costos, al llegar al toro, lo analiza así: estima un precio de US$ 5.000 por el reproductor y asume que lo usará por cuatro años sobre un promedio de 25 vacas. De esta forma, al producir 100 terneros en su vida útil, le asigna a cada ternero un valor de US$ 50 como contribución a la compra del toro. Hasta aquí muy bien. Pero lo interesante es que estos US$ 50 representan 3,8% del precio del ternero, lo que nos lleva a decir que allá sin duda vale la pena comprar el mejor toro. Ahora bien, no a todos nos pagan US$ 1.300 por un ternero (ni mucho menos) y los buenos toros valen muy cerquita de lo que se paga en EEUU.

Para reflexionar: ha quedado demostrado que la carne vacuna no es un commodity, no solo porque su precio no acompañó la fenomenal caída de las commodities sino además porque tenemos elementos como calidad/estatus sanitario/confiabilidad/trazabilidad (o no) y preferencias de los consumidores que influyen en los precios. ¿Cómo lograr que se pague mejor la hacienda? Es el desafío de cada país.


Fuente: Por Arturo Vierheller (h), especial para El Observador

Populares de la sección

Comentarios