Trabajo gestiona cambios en pautas de negociación salarial

En las últimas semanas creció número de convenios acordados por fuera de lineamientos oficiales
En las últimas semanas han crecido los convenios en los cuales el Poder Ejecutivo se ha opuesto o se ha abstenido porque superan los lineamientos propuestos. Creo que esta es una reflexión que debemos hacer", dijo el miércoles pasado el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, durante una conferencia organizada por Somos Uruguay.

Ese hecho llamó la atención de la cartera de Trabajo por tratarse de una situación nueva que comenzó a observarse en la recta final de la segunda parte de la sexta ronda de negociación colectiva, que involucra a 33 convenios que vencieron al final del año pasado.

Hasta el viernes había 26 convenios cerrados y seguían en fase de discusión tres subgrupos del supergás, dos actividades relacionadas a la minería y uno del sector rural.

Fuentes del Ministerio de Trabajo (MTSS) consultadas por El Observador indicaron que las dificultades de fondo radican en la negativa a contemplar en los convenios salariales las pautas sugeridas por el Poder Ejecutivo.

Entre las autoridades del MTSS fue el director nacional de Trabajo, Juan Castillo, el que manifestó públicamente la necesidad de revisar los lineamientos de cara a la tercera parte de la ronda salarial, para atender la evolución que han tenido distintas variables económicas, en especial la inflación, desde que se establecieron las pautas en junio pasado.

Uno de los argumentos expuestos por el jerarca en distintas reuniones del equipo de gobierno del MTSS se basa en que los lineamientos ya eran "muy limitantes" cuando fueron concebidos en una coyuntura y un contexto económico notoriamente más favorable que el actual.

Por encima de la posición que tiene Castillo, la decisión de plantear modificaciones corresponde al ministro Murro.

En ese sentido, fuentes del MTSS consultadas por El Observador indicaron que el ministro "no está de brazos cruzados" y que por estas horas realiza gestiones dentro del gobierno para que se analice la situación.

Tanto en el PIT-CNT como en el MTSS se reconoce que las dificultades que tuvo la sexta ronda de negociación salarial están directamente ligadas a los lineamientos impuestos por el Poder Ejecutivo.
En el esquema actual de negociación basado en ajustes nominales, el comportamiento de la inflación es un elemento de peso y la posibilidad de que haya pérdida de poder adquisitivo está latente.

Ese riesgo está presente hoy hasta en los sectores "dinámicos" que ajustan hasta por un máximo de 10% el primer año. Y es más marcado en las ramas menos dinámicas donde se negociaron ajustes en julio pasado de 8,5% y 8% para el primer año y de 7,5% y 6,5% para el segundo. Eso hace cada vez más dificultoso encontrar acuerdos.

La preocupación principal del PIT-CNT es evitar la pérdida de poder adquisitivo durante la vigencia de los convenios. Como consecuencia, la central exige que se reduzca el plazo para la aplicación de los correctivos por inflación a 12 meses, en lugar de los 18 y 24 meses sobre los cuales se negocia actualmente.

Pero hasta ahora el reclamo de introducir modificaciones a las pautas salariales del sector privado se encontró con la negativa del ministro de Economía, Danilo Astori, que mantiene intacta su postura de moderar los ajustes de salarios y conservar la mayor cantidad de empleo.

Pese a eso, la central sindical mantiene expectativas de que en otros ámbitos del gobierno haya más receptividad a su pedido. Una de las puertas todavía abierta es la del MTSS. Las diferencias entre Economía y Trabajo datan desde que se diseñaron las pautas a mediados del año pasado, pero hasta ahora prevaleció la visión del equipo económico en el tema.

"Es central que si el gobierno barajó y dio de nuevo desde el punto de vista fiscal, porque cambió la realidad económica, tiene que reconocer un hecho, y es que ellos para las pautas de Consejos de Salarios previeron una inflación decreciente, que no se está observando. Entonces es justo que los trabajadores pidamos que por lo menos tengamos garantizado que el salario real no se va a deteriorar. Eso es lo que nos dijo el presidente (Tabaré) Vázquez, y es lo que reclamamos", había dicho semanas atrás el secretario general de la central sindical, Marcelo Abdala
Las proyecciones contenidas en la exposición de motivos de la ley de Presupuesto auguraban un aumento interanual de los precios en línea con el rango meta objetivo –de entre 3% y 7%– a partir de 2017, para terminar el último año de la gestión en el centro de esa franja (5%).

Las últimas proyecciones oficiales son más pesimistas. Suponen que la inflación recién entrará al rango objetivo en el último año de la actual administración de gobierno (2019), para alcanzar en ese período un promedio de 6,7%.

En lo que va de la ronda con casi 90 convenios firmados, 71% tuvo la aprobación de trabajadores y empresarios. En tanto, el 56% de los acuerdos fueron tripartitos. Además, el 80% firmó convenios a tres años, la mayoría con correctivos a 18 meses, según datos del MTSS.

A fin de junio vencerán 105 convenios vinculados a la industria: molinos de arroz, molinos de trigo, aceiteras, bodegas, fábricas de pastas y químicos, entre otros. También hay de servicios como supermercados, logística, servicios financieros y AFAP. Además, la lista incluye uno los sectores donde nunca es sencilla la negociación: el agro.

"Todos vamos a tener que prepararnos para encarar esta situación de la mejor manera posible", afirmó Murro, durante la conferencia.

Populares de la sección