Tras recibir críticas, Nin Novoa se aferra al programa del Frente Amplio

El canciller pidió un cambio y la necesidad de adoptar "un posicionamiento" frente a la nueva realidad del comercio internacional
"Voy a leer una frase entrecomillada y después les voy a decir el origen", propuso el ministro de Relaciones Exteriores, Nin Novoa, como si fuera un juego, ayer a su audiencia en el almuerzo de trabajo de la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM).
El canciller acababa de finalizar un diagnóstico de la situación global del comercio, signada por el cambio y nuevos desafíos para el país. En especial se había referido al "dramático cambio" que traería para el mundo la entrada en vigor de acuerdos de comercio preferencial como la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés) entre Estados Unidos y la Unión Europea y el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TTP, por sus siglas en inglés).

En este contexto, y ante la presencia de cuatro ministros de Estado y la cúpula económica del gobierno, fue que el canciller abrió las comillas. "Estos nuevos espacios están llamados a reconfigurar reglas básicas que obligan a todos los países, incluso a los latinoamericanos, a redimensionar sus políticas comerciales", dijo Nin Novoa, cuando los comensales degustaban el pollo. Y de inmediato agregó: "esta frase, este pensamiento, esta orientación viene de las bases programáticas del Frente Amplio".

No fue la única mención que el canciller realizara al programa del partido de gobierno. De hecho, Nin Novoa volvió a referenciar en dos ocasiones más al programa del Frente Amplio y, luego de la tercera cita, aclaró que la cancillería que él lidera estaba cumpliendo con esas bases programáticas. "Voy a leer otra frase que es del programa que me mandata, el que le ofrecimos a la ciudadanía y nos comprometimos a llevar adelante. Y creemos que lo estamos haciendo".

El jerarca ha sido cuestionado por algunos sectores del Frente Amplio que argumentan que la política exterior de esta administración no sigue la línea establecida por el partido.

"Determinación" fue una de las palabras que más repitió el ministro durante su discurso, en el que dejó claro que el gobierno negociará acuerdos comerciales dentro y fuera del ámbito del Mercosur. "Luego es el Parlamento el que ratifica los acuerdos", subrayó el canciller a modo de explicación cuando el postre ya estaba servido en las mesas.

El cambio necesario

Toda la disertación en el complejo Punta Cala estuvo basada en la premisa de que la realidad del comercio mundial está en una profunda transformación y que si Uruguay –un país con capacidad para producir alimentos para "más de 30 millones de personas"- no se adapta a ese nuevo escenario está condenado a perder mercados. "Cuando cambia la realidad tenemos que cambiar y eso es lo que estamos haciendo. Todavía tenemos resquicios a estos cambios pero hay que convencerlos", dijo Nin Novoa.

En el contexto del TTP, el ministro se refirió al caso de Nueva Zelanda, un país que por su matriz productiva y exportadora y por su tamaño ha sido comparado con Uruguay. Cuando entre en vigor el TTP, el país de Oceanía tendrá acceso a cinco nuevos mercados en forma preferencial, entre ellos Japón, Estados Unidos y Canadá. "En términos relativos el acceso mejorado de la estructura agro-exportadora neozelandesa no tendrá precedentes y va a constituir un competidor enormemente difícil de superar bajo estas condiciones", dijo el jerarca.

Así es como en 20 años, si todo sigue igual, Nueva Zelanda habrá de satisfacer a los mercados más exigentes y los que mejor pagan, mientras que para Uruguay será muy difícil acceder a estos mercados. "El TTP producirá un desvío de 3500 millones de dólares", proyectó Nin Novoa.

Ante este escenario el canciller dijo que es imperioso "adoptar un posicionamiento". Y leyó "la declaración de principios" de su política exterior: "más apertura comercial, más valor productivo y mayor diversificación de mercados".

Para Nin Novoa la adhesión al bloque subregional es "incuestionable" pero para el jerarca eso no significa "abandonar la potestad soberana de velar por la exitosa inserción internacional" del país. Y detalló que la cancillería pretende alcanzar "acuerdos marco" entre el Mercosur y "un montón de países" del tipo que, en el pasado, permitió lograr un Tratado de Libre Comercio con Méjico.

Nin Novoa repasó los esfuerzos de la cancillería por dinamizar las conversaciones con países de la Alianza del Pacífico como Chile y Colombia, con el sudeste asiático -en especial China- y el continente africano. Un esfuerzo que para el ministro dará sus frutos porque, según dijo, "siempre al final las nubes pasan y el azul queda". Ya sin nada más en la mesa el auditorio en Punta Cala aplaudió con determinación por primera vez en la tarde.

Populares de la sección