Tres espumantes para brindar

Algunas de las mejores burbujas uruguayas para la mesa de Navidad y fin de año

Por Martín Viggiano 

El vino espumoso natural se suele asociar con la fiesta. Esas deliciosas burbujitas perfumadas acompañan momentos de alegría y celebración. Sin embargo se trata también de una bebida muy versátil que puede ser protagonista con la comida, y no solo quedar relegada para el punto final o la primera copa de la velada.

Si bien los más prestigiosos (y muy posiblemente los mejores) espumantes provienen de la pequeña región del norte de Francia llamada Champagne, que se ha convertido por otra parte en el nombre universal de esta bebida, en Uruguay, con el avance de la tecnología y la capacitación de muchos enólogos, se pueden encontrar desde hace un tiempo muy buenos espumantes naturales.

El método tradicional, también conocido como Champenoise, consiste en generar una segunda fermentación en la botella para obtener el gas carbónico natural. La práctica muy artesanal genera costos que explican luego el precio de las botellas. Muy diferente son las bebidas con gas carbónico agregado, que no vienen al caso comentar.

Sacacorchos se propuso sugerir tres vinos espumantes uruguayos para Navidad y fin de año. Son productos que si bien se pueden obtener en algunas de las cadenas de supermercados, se pueden encontrar fácilmente en vinerías y tiendas especializadas.

Las elecciones son antojadizas, claro, y responden al gusto personal de quien escribe según la degustación parcial que pudo realizar al momento:

 

María Zarranz Extra Brut

Espumoso natural a base de Chardonnay de gran suceso en el mercado local. No por nada ha sido destacado en varios concursos nacionales, como el que organiza la Sociedad de Catadores cada año antes de realizar su salón. Un producto muy bien logrado con una relación calidad precio excelente. Una bomba de fruta. 

Pizzorno Extra Brut

Las bodegas boutique, como Pizzorno, se pueden dar el lujo de hacer cosas buenas, o esperar a que las condiciones lo permitan. Carlos Pizzorno y Marcelo Laitano elaboran este espumoso natural a base de Chardonnay, y con un poco de Sauvignon Blanc, que atrapa desde el primer sorbo. Fresco pero intenso, es buena compañía para la mesa como para el copetín. 

Hasparren Rosé

Una novedad en el mercado que merece ser atendida. Bodegas Castillo Viejo relanzó esta línea, de la mano del enólogo Fernando Pettenuzzo y su tacto para hacer buenos espumantes. Desde el color este vino empieza ganando. El Pinot Noir aporta lo suyo para ese aspecto, aroma y sabor, pero el Chardonnay, que ocupa 30% del vino, le da un toque complejo de fruta amarilla y cítricos. 


Comentarios

Acerca del autor