Tres uruguayos promueven el bambú como recurso del futuro

Los beneficios medioambientales así como la infinidad de usos del bambú llevaron a Analaura Antúnez, José Burlando y Gabriel Arenares a fundar ZHÚ
Por María inés Fiordelmondo

Un emprendimiento poco convencional que aporta su grano de arena para promover y desarrollar el bambú como recurso de impacto social, medioambiental y económico. Así es ZHÚ, llevado adelante por tres uruguayos que se unieron en un camino "bambusero" que busca concientizar a nivel local.

A la licenciada en Diseño Industrial Analaura Antúnez (30) el bambú la cautivó por completo cuando en 2011, gracias a una beca que obtuvo del China Bamboo Research, pasó dos meses en el país asiático enteramente dedicados a la planta. Impregnada de nuevos conocimientos, buscó la manera de aplicarlos en Uruguay. Continuó formándose en un seminario-taller de construcción de casas en bambú en Panamá y empezó a brindar talleres tanto en Uruguay como en Costa Rica y El Salvador.

En 2015 creó, junto a José Burlando (31) –licenciado en Negocios Internacionales– y Gabriel Arenares (27) –ingeniero agrónomo– una plataforma articuladora de conocimiento a la que denominaron "ZHÚ" (zhu.uy), que significa bambú en chino.

Este año el emprendimiento fue seleccionado para asistir a la Cumbre Mundial de Emprendedurismo en Silicon Valley, que se realizó en junio.

Para Antúnez, el hecho de provenir de distintas áreas hace que se complementen y se posicionen como un equipo versátil. Burlando agregó que ese perfil les permite posicionarse en varios frentes.

"El bambú es crear lazos. Tiene una magia que genera comunidad y charlas”. Analaura Antúnez. Fundadora de Zhú

Un recurso versátil

El trabajo de ZHÚ está enfocado en dos áreas. Por un lado, el medioambiental y por otro, el de transformación, servicio de diseño, materialización y valor agregado del bambú. Burlando señaló que la versatilidad de la planta –con sus mil usos– es una de sus mayores virtudes. Contó que una persona, por el simple hecho de plantar bambú en su casa, ya está generando un impacto medioambiental, ya que se trata de una especie regeneradora de los suelos y capta cuatro veces más dióxido de carbono que cualquier árbol.

La planta tiene la ventaja de ser más liviana, fácil de mantener y cosechar, y de fácil manipulación, según Antúnez. Contó que además tiene una resistencia a la tensión superior al hierro. "En China los andamios los hacen de bambú", informó. En sus talleres, los asistentes son capaces de crear objetos en una jornada.

Burlando destacó el importante rol del bambú, ya que se puede usar en la construcción, como alimento, en la creación de miles de objetos –como sustituto de la madera–, entre otros usos. "En Uruguay la construcción con recursos naturales es vista como precaria; hoy eso está empezando a cambiar", apuntó. También comentó que, al tener una brecha tan amplia, todo iría en el valor agregado que cada uno le de. Para promover su uso, los emprendedores realizan actividades de consultoría, asesoría, difusión y actualización constante.

"La esencia de ZHÚ está en generar conciencia del impacto social, económico y ambiental del bambú". José Burlando, socio fundador de Zhú


Articuladores de conocimiento

Los emprendedores apuntaron que más allá de enfocarse en el desarrollo y transformación del bambú, se encuentran con el objetivo de generar conocimiento a nivel local. Estimaron que hay una desinformación general a nivel medioambiental, y que están en una etapa de generación de conciencia del bambú como recurso con impacto y de impulso a las microeconomías.

Burlando explicó que algo característico del bambú es que puede acoplarse a todos los sectores ya desarrollados en Uruguay: "No compite con la madera, la complementa". Encuentran relevante que se desarrolle la producción en Uruguay, ya que actualmente lo que está en el mercado es en su mayoría importado. Eso cuestionaría la sustentabilidad, al generarse contaminación en la importación.

Además, Antúnez añadió que les parece importante trabajar con profesionales que se sumen a desarrollar el ecosistema. "No vemos como competencia a los carpinteros, ni a los paisajistas ni arquitectos: queremos que se sumen al desarrollo del ecosistema. Siempre que tengan ganas de desarrollar un proyecto en bambú y estén inspirados, vamos a ser los primeros en facilitarles lo que necesiten", aportó.


Elemento clave

El bambú está considerado como un elemento clave contra el cambio climático, ya que fija más Co2 que cualquier otro árbol en el mundo, generando 35% más de oxígeno que un bosque de árboles.
Uruguay cuenta con 12 especies de bambú nativos –de la región– y naturalizados, traídos de otros continentes. Cada tipo de planta tiene diferentes usos.

La caña de bambú conocida como “caña tacuara”, crece naturalmente en Uruguay, aunque su potencial no está siendo aprovechado, según consignan los emprendedores de ZHÚ.