Trigo y cebada mantienen buen potencial

Clima no afectó a los cultivos, pero resta un período importante para su definición
Las inclemencias del tiempo ocurridas en los últimos meses no afectaron a los cultivos de invierno, que se desarrollan de muy buena forma. "Estimar potencial de rendimiento es difícil, porque quedan dos meses importantes por delante; pero creo que a priori cumple las expectativas de siembra de cada uno de los lotes. Con todas estas inclemencias climáticas no se dejó potencial de rendimiento por el camino", dijo a El Observador Agropecuario el gerente técnico de Agroterra, Gonzalo Reynoso.

El agrónomo indicó que las chacras están muy buenas, sobre todo los cultivos que se sembraron temprano, que están muy lindos, tanto trigo como cebada y colza.

Reconoció que las que están un poco más feas son las cebadas de siembra tardía, que se sembraron a fines de julio, retraso que se dio por los excesos de agua del invierno. Allí se perdieron algunas plantas, pero de todos modos fueron cultivos que avanzaron muy bien, sobre todo después de las refertilizaciones con nitrógeno.

Remarcó que esas chacras se acomodaron muchísimo y actulamente tienen buen nivel de macollos. Agregó que la primavera viene con agua en el suelo, buenos días de sol y noches frescas, todo eso colabora con los cultivos de invierno.

Rendimientos de equilibrio

Consultado sobre los rendimientos de equilibirio necesarios para cubrir los costos de los cultivos, Reynoso indicó que en cebada sería de unos 3.400 kilos por hectárea. Pero reconoció que el negocio del trigo es bastante más complicado, algo que ya se sabía antes de la siembra.

Se necesitarían más de 4.000 kilos, quizá unos 4.200 kilos de rendimiento, para lograr el equilibrio, estimó.

En cuanto a las colzas comentó que también están muy lindas, y que el equilibrio se ubicaría entre 1.600 y 1.700 kilos por hectárea, en función de cómo se hayan hecho las ventas para comprar los insumos y cubrir demás costos en el inicio del cultivo.

Las calidades

Reynoso indicó que octubre es un mes muy importante para definir la calidad de los cultivos. Señaló que los trigos comienzan a florecer en 10 o 15 días, y por lo tanto entrarán en un período crítico en esa fecha.

Sobre las cebadas, dijo que están espigando, y dependiendo de cómo venga la primavera se determinará el tamaño de los granos, considerando los cultivos de primera más los de segunda. Subrayó que el tamaño de los granos es un componente importante para la determinación de la calidad. Agregó que los demás parámetros, como el de la proteína entre otros, dependen más del manejo y de la calidad del lote donde se haya sembrado.

Las cosechas

Las cosechas de colza comienzan a fines de octubre y siguen en los primeros días de noviembre; y trigo y cebada se cosecharán juntos, porque hay mucho trigo sembrado temprano, sobre todo en la zona norte. Esas tareas comenzarán a mediados del mes de noviembre.

Comercialmente el trigo sigue muy complicado. Hay mucho volumen de granos que los productores retuvieron esperando mejores precios, pero esa tan esperada suba aún no llegó. El mercado se mantiene alerta a los movimientos de precios para ver si pueden concretarse o no esos negocios.

Maíz y soja

Comenzó la siembra de maíz, en fecha y con buena humedad en los suelos, lo que favorecerá al cultivo. Se esperar que llueva en noviembre y diciembre para que tengan un buen desarrollo. En soja el problema es la escasez de semillas, luego de una producción de bajo volumen y calidad, a lo que se suman dificultades para la importación de un producto acorde a las necesidades y legislación del país.

Populares de la sección

Acerca del autor