Trump avanza con el recorte tributario pero cede con muro

Plan fiscal prevé rebaja de 20 puntos porcentuales en impuestos que pagan empresas
El gobierno del republicano Donald Trump presentó ayer una ambiciosa reforma fiscal con fuertes reducciones de impuestos a empresas y personas físicas y que el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, consideró como la mayor de la historia de Estados Unidos.

Al mismo tiempo, Trump cedió ante el Congreso, para conseguir apoyo a su proyecto presupuestal antes del vienes, al posponer hasta setiembbre la consideración de las condiciones de financiamiento del polémico muro enla frntera con México.

El programa fiscal, cuyos lineamientos fueron expuestos ayer, apunta a revisar por completo todo el sistema fiscal del país, pero su aspecto sobresaliente es que establece una rebaja de 35% a 15% en los impuestos a las empresas, un recorte de 20 puntos porcentuales que, según analistas, puede tener un impacto directo en el déficit federal.

En una conferencia de prensa en la Casa Blanca, Mnuchin aseguró que el plan no tendrá efectos negativos y, por el contrario, impulsará la creación de nuevos empleos, por lo cual generará mayor recaudación fiscal.

"Esto se pagará a sí mismo con crecimiento, y con menos reducción de diversa índole y con el cierre de fisuras en la normativa", dijo Mnuchin.

En tanto, el nuevo sistema reducirá de 7 a solo 3 las franjas de imposición para las personas.
Un breve documento de la Casa Blanca señaló que el plan también incluye previsiones para una tasa única para repatriar "billones de dólares que son mantenidos en el exterior".

Los detalles de este plan deberán ser objeto de negociaciones con el Congreso, pero Mnuchin adelantó que hay conceptos fundamentales que "no son negociables".

"El nudo central es que queremos tornar competitivos los impuestos a las empresas, traer miles de millones de dólares para crear empleos, simplificar las declaraciones individuales y reducir la carga impositiva. Estos principios fundamentales no son negociables", dijo.

Resistencia

Mnuchin dijo que el gobierno espera que la propuesta, que es resistida hasta por algunos legisladores republicanos, sea aprobada lo más rápidamente posible por el Congreso aunque no adelantó un cronograma.

El líder del bloque del opositor Partido Demócrata en el Senado, Chuck Schumer, adelantó que la propuesta tendrá resistencias.

En el Congreso la iniciativa llegará a manos de un cuerpo de legisladores que están divididos entre la idea de reducir impuestos y las preocupaciones con el creciente déficit público.

"Estamos trabajando para hacer esto rápidamente", dijo Mnuchin, quien acotó que "es parte del impacto por los primeros 100 días" del nuevo gobierno.

Según analistas, un recorte de 20 puntos porcentuales en la carga impositiva de las empresas podría significar US$ 2 billones adicionales de déficit en apenas una década. Entre octubre de 2016 y marzo de 2017, el déficit estadounidense llegó a los US$ 526.800 millones.

No obstante, otros analistas económicos indicaron que la idea de un crecimiento del empleo a través de recortes de impuestos a las empresas no se apoya en experiencias previas.

Este recorte de impuestos puede ser válido por 10 años, pero Mnuchin dijo que prefería que se torne permanente. "Si lo tenemos por 10 años, ya es mejor que nada. Pero me gustaría su permanencia", añadió.

Endurece posición con socios del Norte

La Casa Blanca está considerando la posibilidad de retirarse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en los próximos días, aunque el presidente Donald Trump todavía no tiene decidido de qué forma proceder, según confirmaron ayer dos altos funcionarios de la administración a la cadena CNN.


20 puntos

porcentuales es el recorte establecido en la reforma fiscal para las empresas estadounidenses, que pasarán de pagar 35% de impuestos a 15%, según el plan presentado ayer.


2 billones

de dólares adicionales de déficit en una década puede provocar ese recorte en la carga impositiva de las empresas, según indicaron algunos analistas.


Decisión sobre controvertida valla con México fue pospuesta

El lunes, el presidente Donald Trump decidió flexibilizar sus exigencias de incluir financiamiento por US$ 15 mil millones para un muro fronterizo con México en cualquier acuerdo presupuestario, eliminando de ese modo un gran obstáculo en las negociaciones.

El director de presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, había seálado a la cadena CNN el martes por la noche que el gobierno de Donald Trump también informó a los demócratas el lunes su decisión de aplazar las discusiones sobre la construcción del muro hasta setiembre, cuando el gobierno deberá negociar el presupuesto para su siguiente año fiscal.

"Y pensamos que con eso íbamos a lograr un acuerdo y no hemos escuchado nada de ellos hoy.

De manera que no estoy seguro qué está pasando", agregó. Pese a que los republicanos de Trump controlan ambas cámaras del Congreso tienen sólo 52 escaños en el Senado.

Para conseguir los 60 votos necesarios para aprobar el presupuesto, los republicanos tienen que convencer a algunos legisladores demócratas.

El Congreso de Estados Unidos estaba más cerca de llegar a un acuerdo para evitar la paralización del gobierno sobre la medianoche del viernes, pero los detalles e incluso las líneas generales del pacto aún no fueron definidas.

Algunos legisladores son optimistas y creen que pueden redactar un proyecto de ley de presupuesto para que el gobierno pueda llegar al final del actual año fiscal el 30 de septiembre, mientras otros creen que el Congreso establecerá una resolución de gastos a corto plazo por una semana, mientras continúan las negociaciones.

Mientras, aumenta la presión para tener un plan antes del viernes. Si los legisladores no adoptan uno, el financiamiento para muchas agencias federales se interrumpirá y existe nerviosismo por que que se repita lo ocurrido en 2013, cuando el gobierno estuvo paralizado por 17 días.


Populares de la sección