Trump busca alternativas para responder a su primera derrota

Gobierno intenta restablecer el decreto a pesar de bloqueo judicial y varias demandas
El presidente estadounidense Donald Trump se embarcó el fin de semana, y continuó ayer, en una cruzada jurídico política para revertir la decisión judicial que suspendió de manera transitoria la aplicación de su polémico decreto anti nmigración.

La decisión del juez federal de Seatlle, James Robart, de suspender temporalmente el viernes el decreto que prohíbe por 90 días el ingreso a Estados Unidos de ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán y Yemen, generó un alud de reacciones, entre las cuales Trump no estuvo ausente, al criticar al magistrado y al sistema judicial, básicamente a través de la red social Twitter, que acostumbra utilizar.

El juez también suspendió el bloqueo del programa de acogida de refugiados por 120 días y la prohibición indefinida para el ingreso de ciudadanos sirios.

La decisión de Robart permitió a todos aquellos ciudadanos de esos países con visa vigente a viajar hacia Estados Unidos, admitió el Departamento de Estado.

Mientras las autoridades dejaron sin efecto la revocación de unas 60 mil visas, compañías aéreas autorizaron de nuevo el embarque de aquellos pasajeros provenientes de los siete países musulmanes.

El profesor de derecho de la Universidad Temple en Filadelfia aseguró que es "imposible" establecer que sucederá "mañana o pasado mañana" respecto al litigio jurídico político, aunque indicó que si tuviera visa para ingresar a EEUU tomará de inmediato el "próximo vuelo".

Más demandas

Mientras el domingo la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito rechazó el pedido del Departamento de Justicia para restablecer la aplicación del polémico decreto, ayer lunes el fiscal general del estado de Washington, Bob Ferguson, presentó una demanda al considera que el decreto "viola" los derechos constitucionales de los inmigrantes.

La misma Corte de Apelaciones pidió a Washington y Minnesota, que interpusieron la demanda contra el decreto de Trump, que aporten documentación que detalle por qué se oponen a la medida del gobierno.

Pero mientras el presidente se mantuvo desafiante ayer y se mostró dispuesto a dar pelea para restablecer la medida migratoria, casi un centenar de empresas tecnológicas y dos exsecretarios de Estado también presentaron demandas ante la justicia estadounidense contra el decreto.

Gigantes de Sillicon Valley como Apple, Facebook, Google, Microsoft y Twitter presentaron un documento ante el Tribunal Federal de Apelaciones del Noveno Circuito en San Francisco contra la medida de Trump.

El mismo tribunal exigió ayer al gobierno que presentara una defensa del decreto aprobadopor Trump el 27 de enero.

El documento, firmado por 97 representantes del sector tecnológico, que contrata a miles de inmigrantes, afirmó que la orden presidencial "inflige un daño significativo a los negocios estadounidenses, a la innovación y al crecimiento".

Al mismo tiempo, un grupo de representativas personalidades del Partido Demócrata, entre quienes se incluyen los exsecretarios de Estado John Kerry y Madeleine Albright, también pidio ayer lunes a la Corte Federal de Apelaciones que mantenga la suspensión de la prohibición migratoria.

Para los demócratas, el decreto fue "mal concebido, mal implementado y mal explicado". También firmaron el texto la exsecrretaria de Seguridad Nacional, Susan Rice, y el exjefe de la CIA, Leon Panetta.

Contraataque

En medio de esta disputa, Trump no se quedó atrás y dedicó buena parte de la tarde del domingo y la mañana del lunes a contraatacar contra el sistema judicial en defensa de su política migratoria. "No puedo creer que un juez exponga a nuestro país a tal peligro. Si algo sucede, ténganlo por responsable, así como al sistema judicial. Está entrando gran de gente. ¡Mal!", escribió el presidente en su cuenta de Twitter.

La Casa Blanca pretende igualmente aplicar el decreto a pesar de las condenas y por eso volvió a apelar la decisión. En otro tuit, Trump contó que dio "instrucciones" a Seguridad Interior para que controle "muy cuidadosamente" el ingreso de extranjeros al país. "Los tribunales están dificultando el trabajo", dijo.

Defensa de Putin

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió nuevamente a Vladimir Putin ante la opinión pública de su país, demostrando que no renunciaba a encontrar acuerdos con su homólogo ruso sobre temas internacionales.

Los combates entre las fuerzas ucranianas y separatistas prorrusas en el este de Ucrania se intensificaron y llevaron a la administración estadounidense a criticar a Moscú y prometer el mantenimiento de las sanciones internacionales contra Rusia.

Pero el domingo, en una entrevista difundida por Fox News antes del Superbowl, Trump defendió su voluntad de mejorar las relaciones con Putin. "Lo respeto", pero "eso no quiere decir que vaya a entenderme con él", dijo el mandatario.

"Es un líder en su país y creo que es mejor entenderse con Rusia que a la inversa", agregó. Cuando el periodista que lo entrevistaba le objetó que Putin era un "asesino", Trump invitó de manera sorpresiva a los estadounidenses a un examen de conciencia. "Hay muchos asesinos. ¿Usted piensa que nuestro país es tan inocente?", preguntó.

Esta opinión le valió a Trump una oleada de críticas en las redes sociales, en la prensa e incluso en su propio partido, donde el tema Putin enciende el debate.

Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección