Trump a Comey: "Mejor espera que no haya grabaciones de nuestras conversaciones"

Recientes reportes afirman que el exdirector del FBI no quiso declarar su "lealtad" al presidente, cuya campaña está siendo investigada

El presidente estadounidense Donald Trump advirtió el viernes al exdirector del FBI James Comey, a quien destituyó sorpresivamente el martes, que no debe hacer revelaciones a la prensa.

"¡James Comey mejor espera que no haya 'grabaciones' de nuestras conversaciones que se filtren a la prensa!", escribió Trump en una serie de 'tuits' matutinos en los que fustigó a sus críticos y a la prensa por sus reacciones al despido de Comey.

Embed

El presidente había indicado el jueves en una entrevista con la cadena NBC que había tenido dos conversaciones telefónicas y otra en una cena con Comey, durante las cuales le había preguntado si había una investigación contra él por una supuesta colusión con Rusia, lo que puede alimentar sospechas de injerencia o intimidación.

"Se lo pregunté" dijo Trump en entrevista con la NBC, en la que alude a dos conversaciones telefónicas.

"Le pregunté: Si es posible ¿puede decirme si hay una investigación sobre mí? Respondió que no había investigación sobre mí" explicó el presidente, aludiendo a las investigaciones en curso sobre vínculos entre allegados de Trump y Rusia durante la campaña electoral de 2016.

En el entorno gubernamental, se conoce a Comey como una persona reservada, a la que no le gusta estar en el entorno personal de los presidentes a los que servía como director del FBI. Como entidad independiente del poder político, Comey garantizó a Trump su "honestidad", a pesar de que en reiteradas oportunidades el presidente le pidió su lealtad, según reportes en múltiples medios de prensa.

El FBI investiga desde el verano boreal pasado las injerencias rusas en la campaña presidencial de Estados Unidos de 2016, y sobre una eventual coordinación entre miembros del equipo de campaña de Trump y Rusia.

Ayer jueves, trascendió que el despido de Comey coincide con un pedido de fondos extra que el ahora despedido director de la entidad pidió para expandir la investigación sobre la injerencia rusa en la elección.

Trump provocó el martes un verdadero terremoto político al despedir a Comey alegando insatisfacción por la forma en que condujo una investigación sobre los correos electrónicos de Hillary Clinton cuando era secretaria de Estado.

Comey era también responsable de una de las varias investigaciones abiertas sobre las alegadas tentativas de Rusia de influenciar en las elecciones. En medio de una semana con novedades bizarras, el presidente ruso Vladimir Putin respondió a una reportera estadounidense sobre el asunto durante un partido de hockey:

Embed

Otros análisis hacen énfasis en el efecto negativo que estos terremotos internos provocados por el presidente pueden provocar en la participación internacional de Estados Unidos. Con el FBI envuelto en una disputa con el presidente y tras una investigación que puede tener consecuencias en la presidencia, la oficina destina menos recursos a monitorear su actividad en Afganistán -donde el Talibán ha vuelto a crecer- los ciberataques contra instalaciones estadounidenses y otras injerencias extranjeras en la vida cotidiana estadounidense.

Lo que viene

El FBI tiene ahora un director interino, Andrew McCabe, quien respondió a preguntas del Comité de Inteligencia del Senado estadounidense al momento de asumir su posición, contradiciendo ciertas afirmaciones desde la Casa Blanca sobre el despido de Comey.

Contrario a lo que la vocera Sarah Huckabee Sanders afirmó respecto a la reducida importancia que el FBI le da a la investigación sobre la injerencia del gobierno ruso en la campaña electoral estadounidense, McCabe dijo que la investigación es "tremendamente significativa". Asimismo, Huckabee Sanders había asegurado que Comey había perdido la confianza de los mandos medios y empleados del FBI, a lo cual McCabe respondió que "el director Comey disfrutó del respaldo amplio del FBI y todavía lo tiene".

Asimismo, McCabe aseguró que el FBI resistirá cualquier influencia que se intente ejercer sobre alguna de sus investigaciones.

"Para ponerlo en forma sencilla", Comey aseguró. "Usted no puede hacer que las mujeres y hombres del FBI dejen de hacer lo que es correcto".

Faltará saber si Trump designará a un nuevo director de la oficina en breve, lo cual es altamente probable dado el tenor y la línea de las nuevas declaraciones de McCabe, que contradicen las declaraciones de sus oficiales más cercanos.

Fuente: El Observador y Agencias

Populares de la sección