Trump echa atrás las medidas de Obama con Cuba

Restableció restricciones a negocios con militares y viajes a la isla
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció un cambio de política hacia Cuba este viernes de visita en Miami, Florida. Esta variación con respecto al gobierno de su antecesor Barack Obama, incluye su apoyo al embargo comercial y financiero estadounidense a la isla y la oposición a las peticiones internacionales de que el Congreso lo levante, informó la Casa Blanca.

Además Trump pidió a La Habana "liberar los presos políticos" y consideró que el acuerdo alcanzado por Obama "enriquece" al régimen cubano.

"La política reafirma el embargo estadounidense impuesto por ley a Cuba y se opone a los llamados en las Naciones Unidas y otros foros internacionales para acabar con él", indicó la Casa Blanca en un comunicado mientras Trump anunciaba el cambio de política en el teatro de la Pequeña Habana en Miami.

Trump se mostró dispuesto a negociar "un acuerdo mejor" con la isla, pero solo si hay avances "concretos" hacia la celebración de "elecciones libres" y la liberación de "prisioneros políticos".

"Cuando los cubanos den pasos concretos, estaremos listos, preparados y capaces de volver a la mesa para negociar ese acuerdo, que será mucho mejor", dijo.

"Es mejor para Estados Unidos tener libertad en nuestra región, tanto en Cuba como en Venezuela", dijo Trump, ante miembros de la comunidad cubana en el icónico balneario estadounidense.

Trump se mostró dispuesto a negociar "un acuerdo mejor" con la isla, pero solo si hay avances "concretos" hacia la celebración de "elecciones libres" y la liberación de "prisioneros políticos".

El presidente abogó "por un futuro donde la gente de cada país pueda vivir sus sueños".

"El régimen de (Raúl) Castro envió armas a Corea del Norte e incentivó el caos en Venezuela", añadió, refiriéndose a las protestas contra el gobierno de Caracas que desde el 1 de abril han dejado 72 muertos.

Donald Trump calificó de "brutal" al régimen castrista y aseguró, además que "pronto se va a lograr una Cuba libre".

En el teatro Manuel Artime de la Pequeña Habana, que lleva el nombre de uno de los brigadistas de la fallida invasión de Bahía Cochinos (Cuba), en 1961 y acompañado del vicepresidente Mike Pence, varios integrantes de su gabinete, el gobernador de Florida, Rick Scott, congresistas de origen cubano como Marco Rubio, Mario Díaz Balart y Carlos Curbelo y representantes de la disidencia cubana, Trump mencionó a los disidentes José Daniel Ferrer y Berta Soler, a los que no se les permitió viajar a Miami, pero "están aquí con nosotros".

Donald Trump calificó de "brutal" al régimen castrista y aseguró, además que "pronto se va a lograr una Cuba libre".

Los principales cambios son una prohibición para que las empresas de EE.UU. hagan negocios con compañías cubanas de propiedad o controladas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba y restricciones a los viajes de ciudadanos estadounidenses a la isla.


Fuente: Agencias

Populares de la sección