Trump: el más impopular, pero apto para recuperar empleos

Sondeos muestran confianza en que realice una buena gestión económica
Donald Trump asumirá el viernes la Presidencia de Estados Unidos como el más impopular mandatario en cuatro décadas, pese a lo cual la mayoría de los estadounidenses creen que podrá recuperar los empleos perdidos en las zonas más afectadas del país.

Desde que el empresario ganó las elecciones, en noviembre, varias empresas descartaron construir nuevas fábricas en el extranjero y anunciaron inversiones en Estados Unidos.

Fue el caso de las automotrices Ford y Fiat Chrysler, la fabricante de acondicionadores de aire Carrier, la japonesa SoftBank y hasta la gigante de ventas en línea Amazon, que prometió nada menos que 100 mil nuevos empleos.

La también gigante General Motors anunció inversiones en Estados Unidos por US$ 1.000 millones, y la creación de 5.000 empleos en los próximos años.

En consonancia, la red de mercados Walmart anunció un plan para crear 10 mil empleos e inversiones por US$ 6.800 millones.

Después de utilizar una rara mezcla de incentivos y amenazas para que las empresas retornen a invertir en el país, Trump se atribuyó la responsabilidad por esos anuncios.

"Con todos los empleos que estoy trayendo de retorno, con las plantas automotrices que estoy trayendo al país y las enormes reducciones de costos que he negociado en gastos militares, creo que la gente está viendo grandes cosas", afirmó Trump en Twitter.

De acuerdo con un sondeo realizado por CNN y ORC, el 61% de los estadounidense cree que Trump será capaz de crear empleos bien remunerados en áreas muy afectadas por el desempleo.

Al mismo tiempo, un sondeo realizado por el Washington Post y la red ABC mostró que 61% espera que Trump haga un trabajo bueno o excelente en el plano económico.

Sin embargo, esta confianza en su capacidad de administrar la economía es una excepción dentro de la visión general que se tiene del magnate republicano.

El futuro presidente cuenta con la mitad de la popularidad que tenía Barack Obama cuando se preparaba a asumir la Casa Blanca en enero de 2009, de acuerdo con el Washington Post y ABC.

Trump es menos popular que cualquier nuevo presidente estadounidense en cuatro décadas, desde los años de Jimmy Carter.

Este dato se repite en casi todos los sondeos.

Pero Trump, fiel a su estilo, atacó esos sondeos, y recordó que durante la campaña electoral todas las encuestas habían pronosticado la victoria de la demócrata Hillary Clinton.

"La misma gente que hizo esos sondeos electorales falsos, que estaba completamente equivocada, ahora está haciendo estudios de aprobación. Es tan corrupta como antes", afirmó en Twitter. En realidad, los sondeos electorales estaban dentro del margen de error y Clinton efectivamente tuvo más votos que Trump, pero de hecho las proyecciones por cada estado de la federación estaban equivocadas.

Trump tenía previsto visitar Washington ayer martes y ver los preparativos para la ceremonia de su investidura, que ocurrirá el viernes.

El domingo pasado, los organizadores realizaron un ensayo general de la ceremonia.
Fueron colocadas miles de barreras para bloquear el eje de la ciudad de Washington, que conecta la Casa Blanca y el Congreso.

La organización espera la presencia de centenares de miles de personas, tanto para saludar al nuevo presidente como para protestar por su elección.

En total se movilizarán unos 28 mil agentes para garantizar la seguridad del acto.
Uno de los mayores desafíos de logística es la presencia de miles de personas que se manifestarán el viernes en Washington contra Trump, y especialmente una gran marcha de las mujeres organizada para el sábado.

Las protestas durante una investidura presidencial no son algo inusual, al punto de que George W Bush fue objeto de la ira de manifestantes pacifistas tras su reelección en 2005.

Este año, más de 40 legisladores del Partido Demócrata anunciaron que boicotearán la ceremonia de investidura, casi todos en apoyo del legislador John Lewis, de 76 años y un ícono vivo de la lucha por los derechos civiles en el país.

Lewis provocó un terremoto político la semana pasada al señalar en una entrevista que no veía a Trump como un presidente legítimo a raíz de la injerencia de Rusia en la campaña electoral.

Trump recurrió a su arma favorita, la red Twitter, para atacar a Lewis. Según dijo, el hombre que fue compañero de batallas de Martin Luther King solo "habla, habla, habla".

Funcionarios sin designar

El proceso de transferencia del poder en Estados Unidos dejó en evidencia algunas señales de desorganización. Trump todavía no designó a su secretario de Agricultura, y el cargo de número dos en la mayoría de los departamentos del gobierno federal sigue vacío.

Mientras tanto, la agenda de esta semana en Washington incluye además sesiones de confirmación en el Senado para varios funcionarios nominados por el presidente electo para que integren su gobierno.

Fuente: AFP

Populares de la sección