Trump elige el sistema judicial como nuevo enemigo preferido

Presidente de EEUU busca reflotar controvertida medida antiinmigración
En su cruzada antisistema en pos de reivindicar la legitimidad de su controvertido decreto anti inmigración, y mientras se aguarda para esta semana el pronunciamiento de una corte de San Francisco al respecto, el presidente estadounidense Donald Trump parece no fijarse límites y arremete contra todo lo que pueda interponerse a sus intereses personales.

En ese contexto, en el que prevalecen sus comentarios permantes a través de la red social Twitter o sus frecuentes apariciones públicas, Trump no escatimó esfuerzos para cargar contra el sistema judicial.

Fue así que ayer que el magnate republicano afirmó que la justicia está "politizada" y acusó a los jueces que evalúan su decreto anti inmigratorio –que por el momento está suspendido– de poner en riesgo la seguridad del país.

Tres jueces de una corte federal de apelaciones deben pronunciarse sobre la orden presidencial que prohibió la entrada al país a inmigrantes y refugiados de siete países musulmanes, y que aseguró un inicio accidentado para el gobierno.

"Jamás quiero decir que un tribunal es parcial; por lo tanto no voy a decir que es parcial y aún no tenemos una decisión. Pero los tribunales parecen estar muy politizados", dijo el presidente en una reunión en Washington con la asociación de comisarios policiales.

Ante un auditorio en su mayoría integrado por partidarios, Trump expresó "estupefacción" respecto a las preguntas efectuadas sobre su polémico decreto por los jueces durante una audiencia telefónica el martes. Entonces, señaló que lo que escuchó ese día fue "vergonzoso".

Trump leyó en voz alta un artículo de una ley aprobada hace 65 años, que estipula que el presidente estadounidense tiene la prerrogativa de cerrar las fronteras a una categoría de ciudadanos extranjeros en caso de que pensara que su entrada al país iría "en detrimento de los intereses de Estados Unidos".

El presidente republicano, en su tercera semana en el poder, dijo incluso que "un mal estudiante de secundaria" estaría de acuerdo con su lectura de la ley.

Según Trump, los jueces deberían fallar a su favor por "respeto a la corte".

La orden presidencial había dispuesto el cierre de fronteras a todos los refugiados durante 120 días, y de manera indefinida a los refugiados sirios.

Los ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen tenían prohibida la entrada durante 90 días .

Durante una semana la medida provocó caos en los aeropuertos y protestas mundiales, así como reclamos de legisladores republicanos.

Pero el viernes pasado, un juez federal de Seattle, en el estado de Washington (noroeste), decidió suspender la medida, luego de que dos estados pidieran su revocación argumentando discriminación religiosa y "daños irreparables".

Ante los comisarios, Trump resaltó que la seguridad en Estados Unidos "está en riesgo" debido a la suspensión del decreto. "Creo que es un día triste. Una de las razones por las que fui electo fue por (la promesa de) ley y el orden y la seguridad", señaló.

La criminalidad y el muro

Donald Trump dibujó un alarmante cuadro de criminalidad, tráfico de drogas y ataques a policías. "Muchas comunidades enfrentan una crisis de seguridad pública", dijo.

Alertó que los datos de asesinatos en las grandes ciudades se elevaron "a tasas de dos dígitos" en 2016, junto a un aumento de otros delitos.

A Chicago, la catalogó de "tragedia nacional". "Si EEUU no gana este caso (en San Francisco), nunca podremos tener la seguridad que merecemos merecemos", escribió en Twitter. Trump, que vincula la inmigración clandestina con el alza de la criminalidad, señaló que el muro con México, ya "está siendo diseñado".


Fuente: AFP

Populares de la sección