Trump está pronto para jugar la carta de Monica Lewinsky

El marido de su rival demócrata, Bill Clinton, tuvo amantes cuando estaba en la Casa Blanca
La campaña del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, está preparada para atacar a su rival demócrata, Hillary Clinton, con los escándalos amorosos de su marido y expresidente de Estados Unidos, Bill Clinton, según unos guiones de argumentación obtenidos por la cadena CNN.

En los documentos se afianza la idea de que Trump "nunca ha tratado a las mujeres de la manera en la que Hillary Clinton y su marido lo hicieron cuando trabajaron activamente para destruir" a las que dijeron haber tenido una aventura amorosa con el expresidente. El caso más sonado fue el de la becaria Monica Lewinsky en 1998.

La campaña de la demócrata no tardó en reaccionar y ayer advirtió en un comunicado que "como muchos republicanos han dicho ya, esto (atacar a Clinton con los escándalos de su marido) es un error que tendrá consecuencias contraproducentes".

"Después de su desastroso desempeño en el debate y su ataque sexista a la ex Miss Universo (Alicia Machado) sobre su peso, Donald Trump trata ahora de desviar la atención atacando a Hillary Clinton con su matrimonio", afirmó el portavoz de la campaña demócrata, Brian Fallon.

El magnate admitió el martes en una entrevista con Fox News que durante el debate del lunes estuvo a punto de atacar a Clinton "con las mujeres de su marido", en referencia a las infidelidades del expresidente, pero dijo que al final se "contuvo" para "no herir los sentimientos de nadie".

"Decidí que no debería hacerlo porque su hija estaba ahí", explicó el multimillonario.

El tercer hijo de Trump, Eric, replicó el miércoles a Hillary Clinton en el programa de radio Sean Hannity's, al señalar: "Es increíble, cuando la oís hablar sobre sexismo y esas acusaciones, que son ridículas. Aparte de que obviamente Bill, su marido, quizá sea el peor (sexista) que jamás existió", sostuvo Eric Trump, según recogió Buzzfeed.

Está por ver si Trump, presionado por un primer debate del que se le considera perdedor y por las primeras encuestas que muestran un repunte de Clinton, recurre a las aventuras amorosas del expresidente para atacar a su rival.

Por el momento, ya avisó que "puede que ataque más duro" en el próximo debate programado para el 9 de octubre.

Campaña en Iowa

Hillary Clinton hizo campaña ayer en el estado de Iowa, en una tentativa por impulsar una reacción para dejar atrás a Trump en la carrera a la Casa Blanca.

El republicano había hecho campaña en Iowa el día anterior, donde habló para audiencias compuestas en su mayoría por trabajadores blancos, que en ese estado ayudan a darle una ventaja de casi cinco puntos en los sondeos.

Tradicionalmente, Iowa ha sido un punto clave en la campaña por la presidencia.
En 2008, el entonces senador Barack Obama ganó la primaria demócrata en Iowa y el triunfo catapultó su marcha a la Casa Blanca, al tiempo que en 2012 simplemente garantizó su reelección.

Sin embargo, ahora la marea parece hacer cambiado y la tarea de los demócratas en Iowa parece ser extremadamente difícil.

El viaje de Clinton a Iowa coincide con el lanzamiento del sistema de voto anticipado, que permite a los electores depositar personalmente su voto en urnas en las próximas semanas.

"Estamos comenzando a votar hoy en Iowa", dijo Clinton a unos 2.000 electores en Des Moines. "Tenemos 40 días para ganar una elección que afectará los próximos 40 años de este país", añadió.

Captar votos ahora puede ayudar a la campaña a definir recursos y tiempo disponible cuando esta ingrese en su fase final y decisiva. Pero para Clinton lo más importante ahora es garantizar que grandes partes del electorado salgan de sus casas y se presenten a votar para contener a Trump.

Los análisis muestran que Trump tiene enormes posibilidades de vencer si el grupo compuesto por jóvenes, negros y latinos –que votaron por Obama–deciden quedarse en casa el día de la elección el 8 de noviembre.

En sus discursos en Iowa, Clinton presentó la elección como la oportunidad de elegir un presidente con un par de manos firmes o el autoritarismo latente e impredecible de Trump.

Así, Clinton destacó la insistencia de Trump de presentar la verdad de forma "elástica". "Donald Trump puede mentir. Pero las cintas de video no mienten", expresó la candidata ayer en Twitter.

Negocios con Cuba

El comité de Clinton también hizo hincapié ayer en reportes de prensa sobre las relaciones de empresas ligadas a Trump con Cuba, a pesar del embargo estadounidense a la isla, como evidencia de su aversión a las normas vigentes.

Trump retomó sus ataques a Clinton durante un acto en Council Bluffs, Iowa, presentándola apenas como un peón de ajedrez al mando de intereses muy particulares. "Clinton pelea por sus donantes, y principalmente por sí misma", dijo.

En cambio, él se presentó como un 'outsider' del juego político. "Estoy luchando por ustedes. Estamos luchando juntos", aseguró.

Trump también hizo referencia al voto anticipado en Iowa, y pidió a sus electores que convenzan a todos sus amigos a "salir de la cama" para ir a votar.

El último sondeo de la Universidad Quinnipiac mostró que Clinton tiene apenas el 31% de apoyo entre los jóvenes, un número claramente preocupante para su campaña, aunque Trump aparece con aún menos, el 26%.

Solo empleadas "lindas" en su club

El candidato presidencial republicano Donald Trump sugirió que en su club de golf en California se despida a las trabajadoras menos atractivas, según un reporte del diario Los Angeles Times, que cita documentos judiciales.

La publicación indicó que empleados del Trump National Golf Club, en Rancho Palos Verdes, estaban muy preocupados por los repetidos pedidos del magnate para que se aseguraran de que "mujeres jóvenes, delgadas y lindas" estén trabajando los días que tenía previsto visitar el lugar.

"Fui testigo cuando Donald Trump le dijo varias veces a los administradores, mientras visitaba el club, que las anfitrionas en el restaurante no eran 'lo suficientemente lindas' y que deberían despedirlas y ser reemplazadas por mujeres más atractivas", dijo Hayley Strozier, quien trabajó en el club hasta 2008, según los documentos de la corte vinculados a una demanda de empleados.

Varios trabajadores dijeron que Trump, quien lucha por atraer el voto de mujeres en su campaña presidencial, hizo comentarios inapropiados y condescendientes a mujeres en el club y algunas de ellas renunciaron o fueron despedidas por su apariencia, según el documento.

En una de sus visitas, Trump vio a una "anfitriona atractiva y joven" y pidió que fuera trasladada a un área donde se reunía con un grupo de hombres, dice el texto, citando a un exadministrador del restaurante, Charles West.

A otra empleada le preguntó sobre su estado civil y regularmente le volvía a preguntar si seguía "felizmente casada".

El abogado de Trump negó que el club promueva cualquier discriminación de sus empleados.

Las revelaciones del periódico ocurren cuando el magnate, quien llamó a las mujeres "cerdas", fue obligado a responder a críticas por llamar a la ex Miss Universo venezolana Alicia Machado "Miss Piggy" (Miss Chanchita).

Fuente: Agencias

Populares de la sección