Trump idea plan de contingencia para sobrellevar trama con rusos

Presidente cambiará la forma de comunicar y contratará equipo de abogados
El presidente estadounidense estaba convencido de que su gira de nueve días que incluyó una visita a Medio Oriente, un encuentro con el papa y la reunión con la OTAN y los líderes del G7 le permitirían desviar el centro de atención. O al menos atenuar el impacto de la investigación federal sobre los vínculos de su gobierno con Rusia.

Pero Donald Trump se equivocó. Los medios –a los que volvió a acatar el fin de semana y los acusó de mentir– no solo no pusieron el foco en sus esfuerzos para conseguir la paz entre palestinos e israelíes, sino que siguieron insistiendo en un tema que a esta altura ya lo mortifica bastante.

Pero al mismo tiempo, la prensa -y el FBI- ya no solo toman como asunto destacado la denominada trama rusa, sino que además ahora ponen el foco en su yerno y uno de sus asesores principales, Jared Kushner, esposo de su hija Ivanka.

A pesar de ello, el presidente no vacila en respaldar públicamente al marido de su hija. "Está haciendo un gran trabajo por el país. Es respetado por casi todo el mundo y trabaja en proyectos que le ahorrarán a nuestro país miles de millones de dólares", declaró al diario The New Times.

El asunto comienza a inquietar y erosionar su gobierno, apenas cuatro meses después de su asunción, el 20 de enero.

Por esa razón, Trump considera por esas horas la contratación de un equipo de expertos, integrado por abogados y especialistas en comunicación, para poder gestiona de mejor forma el impacto que suponen las revelaciiones sobre la investigación de los vínculos de su entorno con Rusia.

Mientras, la investigación del FBI continúa avanzando y ya llega hasta su círculo más cercano, que incluye a su yerno.

Para hacer frente a una nueva crisis, Trump prefirió adelantarse y poner en marcha un plan de contingencia. Si bien la Casa Blanca aún no dio ninguna señal en esa dirección, algunos medios estadounidenses aseguran que el abogado personal del presidente, Mark Kasowitz, fue contratado para crear un equipo legal que pueda asesorar a Trump frente a la investigación que llevará adelante el fiscal especial, Robert Mueller.

Pero, además, el presidente también analiza la creación de un equipo de crisis que esté enfocado solamente en la gestión de novedades respecto a la investigación de los nexos con Rusia.

A partir de ese nuevo diseño de la comunicación sobre este asunto puntual, los actuales voceros ya no tendrían tanta presencia mientras Trump aumentaría sus apariciones públicas.

El expresidente demócrata Bill Clinton adoptó una estrategia similar en la década de 1990 para atenuar el impacto por el affaire amoroso que tuvo por entonces con la pasante Mónica Lewinsky.

En medio de ese temporal político, en Washington se espera con inusitada expectativa el testimonio que dará en el Senado, en fecha a confirmar, el exdirector del FBI, James Comey, cesado por Trump, justo cuando investigaba la conexión con Moscú.

Investigación

El FBI indaga sobre los vínculos del entorno de Trump con Rusia.

Cese

Medios de EEUU informaron que Trump echó al exjefe del FBI, James Comey, pues justamente estaba investigando ese asunto.

Táctica

Trump planea mejorar su estrategia de comunicación para atenuar el impacto de la investigación.

El yerno del presidente

El yerno del presidente y su asesor personal, Jared Kushner, de 36 años, se encuentra en problemas luego de la publicación en el diario Washington Post de que intentó establecer un canal secreto de comunicación con Rusia durante el período de transición entre la elección de Donald Trump el 8 de noviembre y su asunción el 20 de enero.

Casado con la hija del presidente, Ivanka Trump, a Kushner se le considera como uno de los consejeros más influyentes del magnate republicano.

El FBI y varios comités legislativos están investigando si existió una colusión entre el comité de campaña de Trump y Rusia para influir en las elecciones presidenciales en favor del magnate.

Las últimas acusaciones sobre Kushner afectan ya el primer círculo íntimo de Trump.

Según el Post, Kushner había intentado establecer este canal secreto de comunicación durante una conversación con el embajador ruso en Washington, Sergei Kislyak, cuyo reporte fue luego interceptado por los servicios secretos estadounidenses.

De acuerdo a los medios, este canal nunca se estableció finalmente. Trump no se refirió directamente a esta información, pero dijo que muchas de estas filtraciones a la prensa son "mentiras fabricadas por los medios".

"Mi opinión es que muchas fugas (de información) son mentiras fabricadas por los medios, 'fake news' (falsas noticias)", tuiteó el presidente el domingo.

Cada vez que los medios citan fuentes anónimas, "es muy posible que no existan fuentes, sino que son inventadas por los periodistas", consideró el presidente.

Para algunos funcionarios, establecer contactos informales con Moscú no es un problema.

"Para mí es normal y aceptable. Todo lo que se pueda hacer para comunicar a las personas, en particular organizaciones que no son particularmente amistosas con nosotros, es una buena cosa", había afirmado el domingo el general retirado John Kelly, secretario estadounidense de Seguridad Interior.

Pero muchos expertos en inteligencia no están de acuerdo, y por ejemplo, Adam Schiff, líder demócrata del comité de inteligencia de la cámara baja, mencionó retirar el acceso de Kushner a información clasificada.


Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección