Trump les dice en la cara a los mexicanos que hará el muro

El magnate ha tachado a los migrantes mexicanos de criminales y violadores

El candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, defendió ante el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, su polémica propuesta de construir un muro fronterizo en vista de que hay "mucho crimen y problemas" en la frontera común.

"Estados Unidos tiene el derecho de construir un muro fronterizo", sostuvo Trump este miércoles en un mensaje a la prensa junto con Peña Nieto, con quien se reunió en Ciudad de México y en quien dijo confiar para resolver juntos los problemas en la frontera común.

Peña Nieto afirmó que México no pagaría el muro. "Al inicio de la conversación con Donald Trump dejé claro que México no pagará por el muro", escribió en su cuenta de la red social Twitter el presidente mexicano.

El mandatario, que no se refirió a este muro en su mensaje ante la prensa posterior al encuentro, aseguró que tras aclarar este punto "la conversación abordó otros temas, y se desarrolló de manera respetuosa".

El vocero presidencial Eduardo Sánchez señaló en declaraciones a la AFP que Peña Nieto reconoció en esa reunión con Trump que "Estados Unidos está en su derecho de construir un muro en su territorio", pero que debe ser financiado por el gobierno estadounidense.

En el mensaje conjunto a la prensa tras la controvertida cita que ha sido blanco de críticas, Trump defendió el muro fronterizo en vista de la problemática en la frontera común.

"Estados Unidos tiene el derecho de construir un muro fronterizo (...) La inmigración ilegal es un problema para México como para nosotros. Las drogas son un tremendo problema para México como para nosotros", dijo Trump.

Incomprensible

El encuentro fue calificado de "incomprensible" por analistas, quienes opinaron que solo beneficiará al estadounidense.

La visita de Trump desató una lluvia de críticas tanto para el mandatario como para el magnate por el ácido discurso que el postulante mantiene contra los mexicanos.

Con su sorpresivo encuentro con Peña Nieto, el magnate busca revertir su desventaja en los sondeos con respecto a su contrincante demócrata Hillary Clinton, al intentar mostrar a su electorado que no es xenófobo pese a sus reiteradas declaraciones contra los inmigrantes. Pero mientras Trump no tiene nada que perder, el agravante para Peña Nieto pasa por recibir al estadounidense en un momento de declive de su popularidad.

Múltiples escándalos lo rodean por estos días, desde el plagio de párrafos completos para su tesis de abogado, hasta la acusación lanzada la semana pasada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos de que la Policía Federal ejecutó extrajudicialmente a 22 civiles en un operativo antidrogas.

Al arrancar su campaña, Trump generó un escándalo al afirmar que los inmigrantes mexicanos son violadores y narcotraficantes, que les quitan el trabajo a los estadounidenses.


Fuente: AFP

Populares de la sección