Trump promete inmediata deportación de hasta tres millones de inmigrantes

En su primera entrevista como presidente electo afirmó que renunciará a su salario de presidente
Donald Trump mantiene su promesa de deportar a los inmigrantes indocumentados, tres millones de los cuales podrían ser expulsados después de que asuma el gobierno de Estados Unidos, según declaró en una entrevista que será emitida este domingo por la cadena CBS en el programa 60 minutos.

"Lo que estamos haciendo es tomar a los criminales y a quienes tengan antecedentes criminales, pandilleros, traficantes de drogas (...) probablemente dos millones, incluso tres millones; los vamos a sacar del país o los vamos a encarcelar", dijo el mandatario electo.

Trump señaló que primero hay lograr que la frontera sea segura, y que luego es necesario tomar una determinación sobre los inmigrantes que han quedado indocumentados en Estados Unidos. Agregó que son estupendas personas pero que es necesario tomar definición.

"Son gente fantástica y tomaremos una decisión sobre ello. Pero antes de tomar esa decisión, tenemos que asegurar nuestra frontera", consideró Trump.

Las palabras de Trump hacia los inmigrantes indocumentados en la entrevista fueron muy diferentes a las pronunciadas durante la campaña presidencial, cuando prometió crear "una fuerza de deportación" para expulsar a todos los indocumentados, incluidos a los mexicanos a los que llamó "criminales y violadores".

El presidente electo respondió con un "sí" cuando se le consultó si realmente piensa construir un muro en la frontera con México, como propuso en su campaña. Señaló que también podría ser una especie de "cerca". "Para ciertas áreas un muro sería apropiado. Soy bueno en esto. Se llama construcción", apuntó.

En la entrevista aseguró que se sentía "entristecido" con reportes de acoso y agresiones a minorías, como resultado de su victoria en las elecciones del martes. "Detesté escuchar eso. Me dejó muy triste saber de eso", dijo Trump.

Anunció también que renunciará a su salario como presidente.

Por otro lado, agregó que en su gobierno dará prioridad al nombramiento de jueces a la Corte Suprema que sean contrarios al aborto y que defiendan la normativa vigente sobre el acceso a las armas.

"Los jueces serán pro-vida", y dijo que también serán "muy favorables a la Segunda Enmienda" a la Constitución, que garantiza el derecho de los estadounidenses a poseer armas de fuego.


Fuente: AFP, EFE y CBS

Populares de la sección