Trump se queja por el debate y Clinton saca rédito el día después

Los candidatos a la Presidencia de EEUU volvieron ayer a la campaña tras su primer encuentro
Los candidatos a la Presidencia de Estados Unidos regresaron ayer a la campaña con actitudes casi opuestas tras el debate del lunes, que dejó a la demócrata Hillary Clinton aún más segura de sus opciones y al republicano Donald Trump cargado de quejas y con la amenaza de ser más duro en el próximo encuentro.

La mayoría de los medios de comunicación estadounidenses, basándose en encuestas, dieron a Clinton como ganadora del primer debate. Pero Trump quiso disputar ese consenso y señaló a varios culpables de sus fallos en el debate, entre ellos el moderador, Lester Holt, y un micrófono supuestamente defectuoso.

"El volumen estaba mucho más bajo que en el de ella y el sonido se cortaba. No podían oírme en la sala", protestó Trump en una entrevista en Fox News, en la que también acusó a Holt de evitar los temas más espinosos para Clinton mientras a él le sometía a "preguntas hostiles".

Trump dijo que hacia el final del debate, cuando Clinton sacó a relucir los insultos del magnate hacia muchas mujeres, él "iba a atacarla con las mujeres de su marido", en referencia a las infidelidades del expresidente estadounidense Bill Clinton. "Pero decidí que no debería hacerlo, porque su hija estaba allí. Creo que hice lo correcto. No me sentía cómodo haciéndolo con Chelsea en la sala", explicó el candidato republicano.

Aunque el lunes se "contuvo", Trump advirtió que "puede que ataque más duro" a Clinton en el próximo debate, que se realizará el domingo 9 de octubre.

Frente a la batería de acusaciones que lanzó Trump, su rival demócrata se mostró segura y radiante en una comparecencia ante los medios en Nueva York.

"Alguien que se queja del micrófono no ha tenido una buena noche", señaló Clinton en referencia a las denuncias de Trump.

"Creo que los espectadores tuvieron una verdadera oportunidad de empezar a comparar nuestras políticas", opinó la ex secretaria de Estado, quien destacó las diferencias en cuanto a "temperamento, capacidad y calificaciones" entre los dos candidatos.

Clinton siguió ayer su campaña en Carolina del Norte y Trump en Florida.

Miss Universo se venga

Por muchos años la exmiss Universo 1996, la venezolana Alicia Machado, amenazó con callarle la boca a Trump por haberla humillado por su sobrepeso. Pero fue Clinton quien la ayudó a vengarse.

En los minutos finales del debate presidencial, Clinton sacó a colación que la había llamado "Miss Chanchita" y "Miss Ama de Casa" para ejemplificar cómo el millonario trata a las mujeres.

En la entrevista de ayer con Fox News, Trump redobló sus críticas a Machado, una estrategia que podría ahuyentar el voto de las mujeres.

"Ella era una Miss Universo, y era la peor que hemos tenido, absolutamente la peor. Era imposible", dijo a la cadena Fox News. "Engordó mucho y era un verdadero problema", añadió.

Poco después del debate, la campaña de Clinton difundió por internet un video en el que Machado relata que tenía miedo y se sentía intimidada por Trump.

"Me gritaba. Me decía 'Te ves fea' o 'Te ves gorda'", cuenta, acusando a Trump de guardar "muchos rencores" y "un profundo racismo".

Audiencia récord

El primer debate fue visto por 80,9 millones de personas, una cifra preliminar que solo incluye las grandes cadenas de TV y a la que hay que sumarle la TV pública, internet y espectadores en bares.

Fuente: Agencias

Populares de la sección