Trump va a la tele a hablar de su salud y Clinton publica informe

La doctora de la candidata demócrata dijo que está "apta" para el cargo de presidenta
"Si su salud es tan fuerte como parece, ¿por qué no comparte sus registros médicos?", cuestionó el médico Mehmet Öz, más conocido por el nombre dado a su popular programa de televisión: Dr. Oz. "Bueno, en realidad no tengo ningún problema en hacerlo. Los tengo acá mismo", le respondió Donald Trump, e inmediatamente giró su cabeza hacia el público presente en el estudio y preguntó: "¿Creen que deba hacerlo? No tengo problema. ¿Debería hacerlo?". La tribuna contestó afirmativamente con un aplauso y el magnate neoyorquino tomó de dentro de su saco dos cartas, una con el reporte médico y otra del hospital Lenox Hill.

La entrevista, grabada ayer por la mañana en Nueva York, verá el aire hoy en la tarde y por el momento solo se conoce el video con la escena descrita que fue divulgada como adelanto. La prensa no tuvo acceso al estudio de televisión durante ese encuentro pero, según informó The New York Times, el reporte señalaba que Trump tiene sobrepeso y que debe tomar medicación para reducir el colesterol.

Asesores del candidato republicano habían dicho antes de que se iniciara la grabación que Trump no hablaría de su salud personal sino que se focalizaría en el bienestar de la población en general, por lo que sorprendió al mostrar los documentos de sus chequeos.
Con el gesto, Trump busca mostrar que está en plena forma física para ser presidente y al mismo tiempo desea expresar que, a diferencia de su rival, no tiene nada a esconder.
El estado general de la candidata demócrata, Hillary Clinton, fue puesto en duda luego de que el domingo casi se desmayara cuando asistía al acto de conmemoración de los atentados del 11 de setiembre en Nueva York, y que debió abandonar antes de que finalizaran por sentir mareos. Además, un video difundido en diversos medios mostraba a la candidata tambaleándose para poder subir a una camioneta tras salir del memorial de las torres gemelas, teniendo que ser asistida por su personal para poder subir al vehículo.

Ese día se conoció que el viernes pasado había sido diagnosticada con neumonía, algo que ella y su equipo de campaña habían mantenido en secreto. A raíz de esa afección debió mantener reposo por cuatro días.

Ante las dudas del electorado, Clinton decidió publicar ayer una carta de dos páginas firmada por su doctora personal, Lisa Bardack, respecto al estado de su salud en el último año.

La exsecretaria de Estado, de 68 años, "continúa manteniéndose saludable y apta para servir como presidente de Estados Unidos", escribió Bardack.
Clinton "está recuperándose bien con antibióticos y reposo" después de sentirse mal por la neumonía el fin de semana, cuando se fatigó y tuvo algo de fiebre, aunque sus signos vitales estaban normales, indicó. "El resto de examen médico completo fue normal y está en excelente condición mental", añadió.
La doctora agregó que Clinton había estado tomando el anticoagulante Coumadin, y que sus niveles de sangre "eran relativamente estables".

La demócrata prepara su vuelta a la campaña presidencial para hoy, con apariciones públicas en Greensboro (Carolina del Sur) y en Washington.

Vergüenza nacional

Pero si Trump reforzó su campaña y logró apoderarse de la iniciativa en un asunto particularmente especial para Clinton, no todas fueron flores en la jornada. Ayer un sitio web divulgó mensajes que el exsecretario de Estado Colin Powell –un referente de los sectores moderados del partido Republicano– envió a una periodista y en los cuales clasificó a Trump como una "vergüenza nacional" y un "paria internacional".

En los mensajes, Powell también criticó a Trump al decir que estaba "destruyéndose a sí mismo, sin necesidad de ataques de los demócratas".

Fuente: Agencias

Populares de la sección