Trump vuelve a apelar a China para que frene a Corea del Norte

Ensayo fallido de Pyongyang acrecentó las tensiones en la península coreana
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, demostró nuevamente su férrea voluntad de combatir la amenaza nuclear que representa Corea del Norte, y dijo que esa situación no puede prolongarse en el tiempo.

Al tiempo que calificó al líder norcoreano, Kim Jong-un, de un "joven astuto", instó a China a reforzar su influencia sobre Corea del Norte para que ponga fin a su programa de ensayos nucleares, que en las últimas semanas pusieron en jaque al mundo y permitieron establecer distintas conjeturas sobre su impacto real.

En una entrevista con la cadena CBS, el republicano sugirió que Pekín debe involucrarse de otra forma en el asunto, al ser el principal socio económico y por la relación de cercanía y afinidad ideológica y política con el régimen de Pyongyang.

Según Trump, el presidente de China, Xi Jinping, "está trabajando" para tratar de resolver este "problema enorme, que es también de China".
Washington pretende que Pekín ejerza presión sobre Corea del Norte y lo haga retornar la negociación internacional para frenar su programa nuclear.

Pero China rechaza emplear una influencia económica que pueda desestabilizar a su aliado norcoreano.

A su vez, el presidente estadounidense advirtió que si Corea del Norte realiza una nueva prueba nuclear, no la verá con agrado. "Y puedo decir que no creo que el presidente de China, que es un hombre muy respetable, vaya a estar contento", añadió.

En cuanto a este punto en particular, fue consultado por CBS sobre sí el "no estar contento" podría significar una "acción militar", y Trump respondió: "No diré nada, veremos".

Trump vs Kim Jong- un


En medio de las crecientes tensiones generadas en Corea del Norte por sus programas de misiles y nuclear, y mientras Washington busca que China trate de ayudar a contener a Kim, Trump demostró su preocupación por la situación norcoreana.

El gobernante estadounidense afirmó desconocer si Kim Jong- un "está sano o no", pero señaló que el dirigente norcoreano debió enfrentar formidables desafíos al tomar el poder a los 27 años, después de la muerte de su padre en el año 2011.

"Obviamente está relacionado con gente muy dura, en particular con generales y otros. Y a una edad muy joven fue capaz de asumir el poder. Mucha gente, estoy seguro, trató de quitarle del poder, ya fuera su tío o alguien más. Y él fue capaz de mantenerse", sostuvo Trump.

Al mismo tiempo, el presidente calificó a Kim como alguien " bastante astuto" e insistió en que no se le permitirá seguir actuando de esta forma. Empero, no aclaró ni explicó de qué forma podría hacerlo.

La posición de EEUU



Corea del Norte realizó a finales de la semana pasada otro ensayo nuclear, aunque resultó fallido.
Distintos analistas estiman que el régimen de Kim está en condiciones de utilizar un misil balístico intercontinental que puede alcanzar territorio estadounidense con una cabeza nuclear.

En ese sentido, Corea del Sur había informado que el último ensayo, realizado a primera hora del sábado, no se concretó.

Sobre esa prueba fallida, Trump opinó que su país y el régimen norcoreano están inmersos en "un juego de ajedrez".

Pero Trump, tampoco quiere mostrar qué fichas está dispuesto a mover para evitar un eventual ataque del régimen norcoreano.

"No quiero que la gente sepa qué pienso. Así, que eventualmente él tendrá un mejor sistema de lanzamiento, y si eso pasa, nosotros no podemos permitir que eso pase".

Horas antes de la última prueba nuclear que intentó Corea del Norte, el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, había alertado en la Organización de Naciones Unidas sobre eventuales "consecuencias catastróficas" en caso de que la comunidad internacional no actuara de manera más enérgica para sancionar al régimen de Pyongyang.

Mientras tanto, la presión continúa aumentando en todos los frentes e incluso Trump demostró su disposición –llegado el caso– a realizar un ataque "preventivo".

Por ello, en las últimas semanas decidió desplegar un grupo naval liderado por el portaaviones Carl Vinson, como forma de marcar una presencia más intimidante en esa región. (El Observador y agencias)

Populares de la sección