Trump y Clinton por dar el golpe de gracia a sus rivales

La elección de ayer en Indiana puede liquidar las internas
Los favoritos en las elecciones primarias de los partidos estadounidenses, el republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton, confían en haber dado ayer durante los comicios realizados en el estado de Indiana las puntadas finales para consolidar sus aspiraciones presidenciales.

Aunque ni Trump ni Clinton tendrán la posibilidad de liquidar definitivamente las respectivas disputas internas en Indiana, los dos avizoran la elección de ayer como la oportunidad de sepultar las ilusiones de una reacción de última hora entre sus adversarios, los republicanos Ted Cruz y John Kasich, y el demócrata Bernie Sanders.

Indiana es uno de los últimos estados más poblados donde todavía restaban realizarse elecciones y por eso los analistas políticos norteamericanos advierten que el resultado de ayer –que se conocerá mañana jueves– puede ser definitorio en las internas de los dos partidos.

Entre los republicanos, la primaria de Indiana atribuirá la totalidad de sus 57 delegados al vencedor, al tiempo que entre los demócratas la distribución de 83 delegados se realizará mediante un criterio proporcional entre los dos aspirantes.

Cruz ha sido el rival más fuerte de Trump pero está muy por detrás del neoyorquino en la carrera por los delegados. Le ha costado impedir que Trump sume adeptos para llegar al umbral de 1.237 delegados y obligar de esa forma a una convención abierta, que tras varias derrotas en las primarias de abril es la única posibilidad para que Cruz obtenga el puesto de candidato republicano de cara a las elecciones del 8 de noviembre.

Trump actualmente cuenta con 996 delegados, frente a los 565 que tiene Cruz y los 153 del gobernador de Ohio, John Kasich, según Associated Press.

Trump precisa de apenas 235 delegados para garantizar su candidatura para las elecciones presidenciales de noviembre sin precisar negociar en una impredecible convención republicana, prevista para julio.

Según los sondeos, Trump tiene todo para conseguir en Indiana una nueva victoria. De acuerdo con NBC/Wall Street, el millonario podría conseguir en ese estado hasta el 49% de los votos.

En tanto, entre los demócratas Clinton precisa de aproximadamente 200 delegados más en su nombre para sellar la difícil disputa interna contra Sanders.

La posición de Clinton parece más cómoda que la de Trump, ya que Sanders precisaría de victorias apabullantes para impedir que la exsecretaria de Estado confirme su favoritismo. Con la división proporcional de delegados, aun perdiendo ajustadamente en Indiana, Clinton seguirá sumando.

Fuente: Agencias

Populares de la sección