Tuberculosis aumenta en Uruguay y en 2015 hubo 909 casos

El aumento el año pasado fue de 5,7%, 52 más que en 2014
La tuberculosis es una enfermedad que todavía no pudo ser erradicada del país. Es un problema de salud mundial y Uruguay no escapa de esa situación. El año pasado 909 personas fueron diagnosticadas con tuberculosis en Uruguay, lo que significó un aumento del 5,7% con respecto al año anterior en el que hubo 857 casos, aseguró a El Observador Julio Medina, profesor grado 5 de la Cátedra de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina. Por tanto en 2015 hubo 52 casos más que en el año 2014.

De esa manera, la incidencia de la enfermedad que había descendido hasta 2011, comenzó a desarrollarse en un mayor número de personas en los últimos años.
"Estamos viendo mucha tuberculosis", aseguró a El Observador la médica infectóloga Alicia Cardozo. "Tenemos una tasa que viene en aumento y que sigue siendo un marcador de la situación socioeconómica. Se da más donde hay gente con déficit alimentario, o situaciones de hacinamiento", dijo.

Los síntomas más comunes de la tuberculosis pulmonar son tos por dos semanas (a veces con sangre), dolores torácicos, debilidad, pérdida de peso, fiebre y sudor, por lo que se recomienda consultar al médico si se presentan estos síntomas de manera persistente.

Es una infección bacteriana que se transmite de persona a persona a través de pequeñas partículas de saliva. Cuando una persona enferma de tuberculosis en la garganta o los pulmones habla, tose o estornuda, y otra inhala esas partículas, se da la infección. Sin embargo solo un pequeño porcentaje de los que se infectan desarrollan la enfermedad. Además de la forma inicial de tuberculosis, las bacterias se pueden diseminar por otros órganos y causar meningitis, alojarse en el aparato génito-urinario y provocar esterilidad, afectar el ojo, o infección en los ganglios linfáticos. Si no reciben el tratamiento adecuado contra la tuberculosis, al menos 60% de los enfermos mueren.

Las personas con mayor probabilidades de contagiarse son las que padecen el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), para quienes es la primera causa de muerte. Sin embargo todas las personas tienen riesgo de contraer la enfermedad.

En los hombres de 25 a 34 años es cuando hay mayor incidencia de la tuberculosis, y en las niñas menores de cinco años es cuando el índice es menor.

Los mecanismos de prevención son el diagnóstico y tratamiento precoz. La persona infectada debe recibir un seguimiento porque de esta manera se disminuye el riesgo de abandono del tratamiento y por tanto aumentan las posibilidades de curación. En gran cantidad de pacientes ocurre que comienzan a ver signos de mejora y dejan de tomar la medicación.

Otro método de prevención es la inmunización con la vacuna BCG, que es obligatoria para todos los recién nacidos. A pesar de que hay especialistas que cuestionan su efectividad, para la infectóloga Cardozo "ha dado muy buen resultado desde el punto de vista epidemiológico, porque en los neonatos la tuberculosis prácticamente no existe", indicó.

La vacuna da inmunidad por un tiempo corto y su efectividad es menor al 60%, pero se da porque el recién nacido está muy expuesto a contraer infecciones de este tipo y suelen ser casos graves.
Esta vacuna –que es la única antituberculosa disponible hasta ahora– protege a los lactantes y niños contra la meningitis tuberculosa. Sin embargo "no evita la infección primaria ni la reactivación de la tuberculosis, que es la principal fuente de propagación de la microbacteria en la comunidad", dice un informe publicado por la Organización Mundial de la Salud. Está contraindicada para personas con inmunodeficiencia, durante el embarazo en las mujeres, y para enfermos que reciben tratamiento inmunodepresor (como corticoesteroides, radiación).

Vacuna controvertida

Hay varios países en el mundo, tales como España o Estados Unidos, que eliminaron la obligatoriedad de la vacuna de la BCG que protege contra la tuberculosis. Esta decisión se debió a que la efectividad de la misma no es del 100%, sino que se acerca al 60%, por lo que es menor que en la mayoría de las vacunas, que rondan el 90%, explicó Alicia Cardozo. En Uruguay continúa siendo obligatoria para todos los recién nacidos.

En el mundo

La tasa de incidencia uruguaya es superior a 26 cada 100.000 habitantes, mientras que en Venezuela es de 24, Chile de 16, Brasil 44, España de 12 y Estados Unidos de 3,1.

Populares de la sección