Turistas sorprendidos por el cero alcohol implacable

Tienen consulado en Maldonado para recuperar la libreta, los brasileros deben viajar a Montevideo
No tuvo una espirometría positiva. Tampoco dos. Fueron tres y con cinco días de diferencia. No tenía libreta de conducir porque se la habían sacado en la primera infracción, tampoco la tarjeta verde del auto porque se quedó sin ella en la segunda, ni el vehículo porque se lo confiscaron junto con la tercera espirometría positiva. En la oficina de tránsito de la Intendencia de Maldonado, una trabajadora tuvo que quedarse fuera de horario para esperar a que el turista argentino se trasladara a la vivienda donde se hospedaba a buscar plata. Debió pagar $ 43 mil de multa.

En los primeros tres días del año, de 300 espirometrías que se realizaron en ese departamento –entre aquellas en siniestros y en controles puntuales–, 70 fueron positivas. Eso equivale al 23,3% del total. "En verano se da un poco más que en los siniestros hay más alcohol que en invierno", reconoció a El Observador Juan Pígola, director de tránsito y transporte de Maldonado.

En cuánto a los registros, no se han detectado altas cantidades de concentración de alcohol. Según explicó el jerarca, los máximos registros constatados fueron de 0,8 gramos de alcohol por litro de sangre.

De esa cantidad, el porcentaje de uruguayos y extranjeros que cometió la infracción es similar, aunque entre quienes provienen del exterior la mayoría de los casos son de países donde no rige alcohol cero y la medida los toma por sorpresa. El año pasado ocurrió con los chilenos, pero este año los más sorprendidos son los argentinos, relataron a El Observador inspectores que realizan controles en el departamento.

A pesar de que la infracción cometida es la misma, la forma de sancionar a quienes provienen del exterior es diferente. Cuando una espirometría detecta alcohol en sangre en una persona, debe pagar una multa de 15 unidades reajustables ($ 14.050 al valor de la UR de ayer), una cantidad que no varía en el caso de que haya reiteración de la infracción pero que se suma cada vez.

En tanto, los inspectores de tránsito le retiran su libreta de conducir y es enviada a la representación diplomática de donde es oriunda la persona. "Estamos mandando entre ocho y diez libretas por día para el consulado argentino", cuantificó el director de tránsito.

A pesar de que adjuntan una sugerencia de la sanción que debe recibir el conductor en su país –en base a la cantidad de meses que se prohíbe en Uruguay manejar para el alcohol en sangre que registraron– "es problema del consulado", aseguró Pígola.

Tienen conocimiento de algunos países respetan esa indicación, como es el caso de Paraguay, Colombia y Brasil, pero eso depende totalmente de la voluntad de las autoridades extranjeras. De todas maneras, mientras que permanezcan en el territorio uruguayo no podrán conducir, siempre que se queden menos tiempo que lo que indica la sanción (ver claves).

Los argentinos tienen la suerte de contar desde hace cuatro años con una sede del consulado de su país en el departamento

–que también abarca a Rocha–. Sin embargo, gran cantidad de turistas tienen dificultades para hacer ese trámite y que les devuelvan el documento antes de regresar a su país. Los brasileros deben trasladarse a Montevideo, porque en Maldonado no hay un consulado de ese país.

Con los estadounidenses es peor, porque les mandan el documento directo a Estados Unidos y como la libreta es por puntos, si son profesionales y tuvieron una espirometría positiva por diez años no la pueden volver a sacar. "El problema para alguien que viene con la familia de Brasil es que no pueden volver salvo que consigan alguien que los lleve", sostuvo Pígola.

Menos siniestros

El director de tránsito reconoció a que esta temporada de verano comenzó "más fuerte" que otras, con una afluencia de turistas un 10% por encima del año anterior. En un solo día ingresaron 18.000 autos a Maldonado. Eso ocurrió el 31 de diciembre. En una temporada "muy buena", esa cifra no supera los 12.000 vehículos.

Sin embargo, a pesar de que los vehículos que circulan en el departamento son más, la cantidad de siniestros en comparación con el año pasado descendió 25%.

Desde la Intendencia no lo atribuyen a que los ciudadanos generaron conciencia sobre los riesgos del consumo de alcohol en quienes manejan, sino a que es mayor la cantidad de autos que circulan por las calles. "Cuando las vías están saturadas, hay naturalmente una reducción de la velocidad y hay menos posibilidades de tener siniestros. Sabemos que tiene mucho que ver con eso que haya menos siniestros. No tanto con la concientización", aseguró Pígola.

Es por eso que en la zona urbana la mayoría de los accidentes en el comienzo de la temporada de verano fueron por roces entre autos y no provocaron lesionados graves.

Inspectores "varita"

Como consecuencia de la gran afluencia de turistas, debieron implementar nuevos operativos para mejorar el tránsito. Sobre la rambla de Punta del Este, en las bajadas de algunas playas o de grandes hoteles, instalaron conos naranjas que dividen las sendas sobre la rambla.

Estos forman parte de los operativos de verano, que los inspectores de tránsito realizan para descongestionar esa zona en las horas donde hay saturación de vehículos.

El objetivo es "aliviar" el tránsito en los momentos del día donde hay aglomeraciones de personas y de autos. "Hemos vuelto a utilizar al inspector varita", sostuvo el director de tránsito y transporte.
En esos lugares el inspector cumple la función de dirigir, tanto el tránsito vehicular como el peatonal, y realizar "canalizaciones personalizadas".

Con silbatos y varitas, cumplen la función de un semáforo temporal.

Sanciones

Por manejar alcoholizado el conductor es sancionado doblemente. Por un lado recibe una multa económica de 15 UR que al valor de hoy representan $ 14.050.

Además se le retira la libreta de conducir y por un período de seis meses a dos años, dependiendo de la concentración de alcohol y de la reiteración de la medida.

En caso de registrar una concentración superior a 1,2 gramos de alcohol por litro de sangre se deriva al juez de Faltas.

Acerca del autor