Turquía anuncia que acordó un alto el fuego en Siria con Rusia

Rebeldes afirman que no fueron notificados y que eso debería suceder para que el plan entre en vigencia
Turquía y Rusia acordaron un plan de alto el fuego para todo el territorio de Siria que entraría en vigor a medianoche, anunció este miércoles la agencia turca Anadolu, una versión que no fue confirmado ni por Rusia ni tampoco por los rebeldes sirios.

El plan apunta a extender al conjunto del territorio sirio el alto el fuego instaurado hace dos semanas en Alepo, tras negociaciones impulsadas por Moscú y Ankara, que permitió la evacuación de miles de combatientes y civiles de los barrios rebeldes de la segunda ciudad de Siria.

El anuncio fue realizado luego que Moscú denunciara un nuevo ataque contra su embajada en Damasco, con morteros, en el que no reportó víctimas.

Apenas conocida la versión turca, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, afirmó que carecía de "suficientes informaciones" para confirmar este acuerdo. El presidente turco Recep Tayyip Erdogan, que pronunció un discurso en la mañana, no mencionó tampoco el cese del fuego.
Un responsable rebelde sirio afirmó por su parte a la AFP en Beirut que los detalles no fueron puestos a consideración los bandos rebeldes y por lo tanto el acuerdo no era tal.

Labib Al Nahhas, que administra las relaciones exteriores del poderoso grupo islamista rebelde Ahrar al-Cham también afirmó en Twitter en la tarde que los grupos revolucionarios armados no recibieron "proposición oficial a propósito de un cese el fuego". "Decir que aprobaron el cese del fuego es incorrecto", afirmó.

Turquía y Rusia están trabajando para que el plan entrara en vigencia ayer mismo a medianoche, precisó Anadolu, aunque no ofreció más detalles.

El acuerdo, que aún no fue confirmado por responsables turcos o rusos, excluye del alto el fuego a los "grupos terroristas".

El plan ruso-turco todavía no fue sometido a los grupos armados de la oposición y por lo tanto todavía no hay acuerdo, dijo en Beirut a la AFP un responsable rebelde que requirió el anonimato.

En caso de éxito, el acuerdo servirá de base para las negociaciones políticas entre el régimen sirio y la oposición que Moscú y Ankara quieren organizar en Astaná, la capital de Kazajistán.

La agencia tampoco determinó dónde y cómo fue acordado el plan, pero en las últimas semanas hubo conversaciones entre Turquía, Rusia y representantes de la oposición siria en Ankara.

Una nueva reunión entre representantes rusos, turcos y de la oposición siria armada se llevará a cabo esta mañana en Ankara, anunció por su parte la televisión catarí Al Yazira.

Rusia y Turquía están muy activas en el conflicto sirio, donde apoyan a fuerzas adversas.
Turquía apoya a los rebeldes y pide la salida del poder del presidente sirio Bashar al Asad, a quien Rusia, al igual que Irán, apoya invariablemente.

Sin embargo, en los últimos meses, tras superar la crisis provocada luego que un caza ruso fuese derribado por la fuerza aérea de Turquía en la frontera sirio-turca a fines de 2015, ambos países comenzaron a cooperar estrechamente en Siria.

Hasta el momento no estableció fecha para las reuniones de Astaná, pero la portavoz del ministerio ruso de Relaciones Exteriores, Maria Zajarova, dijo que esa reunión todavía estaba en ciernes.

Ataque en embajada

Rusia denunció ayer un nuevo ataque con morteros contra su embajada en Damasco y declaró que esta agresión "confirma la necesidad de liquidar cuanto antes los reductos terroristas" que quedan en Siria.

"Una de las minas, que por suerte no estalló, cayó en el patio interior del complejo administrativo de la delegación diplomática.

La segunda, en las inmediaciones de su territorio", informó en su sitio web el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

Populares de la sección