Turquía, la oveja negra de la Unión Europea

El país lanzó un ultimátum: o es admitida, o renuncia a ingresar en ella. ¿Qué piensan los países ya integrados al bloque?

Esta semana Turquía advirtió que no va más. Tras 18 años de negociaciones, aseguró que si el bloque de los 27 continúa trabando su ingreso a la Unión Europea, descartará la idea de incorporarse.

"Si la UE no abre nuevos capítulos de las negociaciones de adhesión, Turquía no buscará más formar parte del bloque", señaló el presidente Recep Tayyip Erdogan durante un mitin político. "No hay otra solución si no se abren aquellos capítulos que no se abrieron hasta ahora", concluyó.

Alemania

Angela Merkel

La canciller Angela Merkel señaló que el gobierno turco es "un importante socio" en la lucha contra el terrorismo islámico. Merkel señaló que Turquía es un aliado al que "no debemos apartar", aunque aseguró que Turquía "cruzaría la línea roja" con la Unión Europea si restablece la pena de muerte, como Erdogan amagó con hacer.

Francia

Ayrault

El ministro de Exteriores en funciones de Francia, Jean-Marc Ayrault, dijo que la Unión Europea tiene la "mano tendida" a Turquía en el marco de las relaciones que mantienen en diversas áreas y que Ankara deberá ahora "dar una señal" y "responder por su propio futuro". Ayrault sostuvo que el bloque debe seguir hablando con Turquía, más allá de las acusaciones de afrentas a los derechos humanos que pesan sobre ese país.

Austria

Kern

Es uno de los principales opositores al ingreso turco al bloque. El canciller austríaco, Christian Kernm, dijo el sábado pasado que "no se debe permitir" a Turquía ingresar a la UE. Kern señaló a la prensa en Bruselas que se debe de "llevar las relaciones con Turquía a un nuevo orden", dada la situación de purgas y bloqueos a la información que existen en ese país.

Hungría

Szijjarto

El representante húngaro, Péter Szijatro, pidió a la unión abandonar el "doble rasero" con Turquía, ya que "la UE no quiso un acuerdo migratorio con Turquía que elaborara demasiado sobre los asuntos de los derechos humanos". Sus declaraciones fueron en referencia al pacto para evitar la llegada masiva de refugiados a Europa.

Holanda

Kati Piri

Es uno de los principales jugadores en la polémica debido al conflicto diplomático que tuvo con Turquía en marzo, cuando prohibió el ingreso de políticos turcos a realizar actos para la diáspora en apoyo al referéndum de plenos poderes para Erdogan. Sin embargo, la socialdemócrata Kati Piri, representante en el proceso de adhesión de Turquía, aseguró que no hay que terminarlo de momento. "Hay millones de personas en Turquía que comparten los mismos valores europeos. Millones que quieren que la UE siga siendo el ancla para las reformas en su país".

Bélgica

Verhofstadt

Durante la semana, el demócrata liberal y representante belga en el Parlamento Europeo, Guy Verhofstadt, propuso un nuevo acuerdo de asociación con Turquía enfocado "en el comercio y la restauración de la sociedad civil. Entiendo que ahora es crítico entrar en una nueva cooperación y hacer una nueva propuesta a Turquía", destacó.

Lituania

Linkevicius.jpg

Esta semana, el ministro lituano Linas Linkevicius conectó con lo que la mayoría de los estados integrantes de la unión piensan hoy: que no se debe admitir a Turquía por el momento, pero que debería concedérsele un estatus especial hasta que pueda ingresar al bloque. "No estoy defendiendo a Turquía, pero creo que debemos permanecer comprometidos", dijo.

Populares de la sección