Turquía, Rusia y EEUU coordinan ofensiva militar contra EI en Siria

Jefes millitares analizaron la evolución del conflicto bélico en ese país
Los jefes de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Turquía, Estados Unidos y Rusia se reunieron ayer en el sur del territorio turco para abordar la situación en Siria, donde esos países han venido combatiendo al grupo Estado Islámico.

Se trata de la primera reunión conocida de estos tres países, implicados en el complejo conflicto sirio a través de alianzas con grupos que a su vez se combaten entre sí.

A la reunión acudieron el jefe militar turco Hulusi Akar, el estadounidense Joseph Dunford y el ruso Valery Gerasimov.

La coalición antiyihadista liderada por Estados Unidos y las fuerzas apoyadas por los rusos están arrebatando territorio al EI. Pero entre los tres países subsisten peligrosas diferencias de estrategia, que ya provocaron algunos incidentes serios.

Ankara se opone a la participación de las milicias kurdas respaldadas por Washington en las operaciones para reconquistar Raqa, la capital del EI.

Esto quedó reflejado en la ciudad siria de Manbij, donde Turquía quiere expulsar a las Unidades de Protección Popular (YPG), una milicia kurda a la que considera "terrorista", pero alrededor de la cual Estados Unidos desplegó militares.

Rusia envió al lugar vehículos de transporte blindados.

La víspera de la reunión trilateral, el primer ministro turco, Binali Yidirim, admitió que su país no podría lanzar una operación para tomar Manbij, en el norte de Siria, "sin una coordinación con Rusia y Estados Unidos".

Los jefes de Estado mayor discutieron en Antalya (sur de Turquía) sobre "cuestiones comunes de seguridad regional, empezando por Siria e Irak", según el ejército turco.

El Ministerio de Defensa ruso confirmó la reunión dedicada a "cuestiones de seguridad en Siria e Irak".

"El objetivo es coordinar de la mejor manera posible e impedir que las partes interfieran mutuamente en sus respectivas operaciones y provoquen incidentes desagradables en su lucha contra el terrorismo, explicó el primer ministro turco, Binali Yildirim.

La reunión fue realizada a tres días de una visita del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, a Rusia, para reunirse con su homologo Vladimir Putin.

Moscú apoya al presidente sirio Bashar al Asad mientras que Ankara respalda a la oposición al régimen de Damasco. Pero últimamente los dos países acercaron posiciones sobre el tema sirio.
Turquía lanzó a fines de agosto una amplia ofensiva en el norte de Siria, al expular a los extremistas del EI de varias ciudades.

Pero la operación apunta igualmente a las YPG, que considera como una extensión de los separatistas kurdos turcos del Partido de los trabajadores del Kurdistán (PKK), organización calificada como "terrorista" por Ankara, Washington y la Unión Europea.

Arrebatan edificios a yihadistas

Las fuerzas iraquíes prosiguieron ayer su avance en el oeste de Mosul, donde arrebataron importantes edificios públicos a los yihadistas del grupo Estado Islámico, como la sede del gobierno provincial y el museo arqueológico.

Bagdad también anunció la reconquista de tres barrios en el tercer día de una nueva ofensiva para expulsar al EI de su último feudo urbano en Irak.

Las tropas gubernamentales se acercan ahora al casco antiguo de Mosul (norte), un sector muy poblado, donde se espera que los combates sean especialmente violentos.

Este martes retomaron el barrio administrativo en el que se encuentran la sede del gobierno de la provincia de Nínive, el cuartel general de la policía y el edificio del Banco Central, donde los yihadistas habían robado millones de dólares en 2014 luego que lograran adueñarse de la segunda ciudad en importancia de Irak.



Fuente: AFP

Populares de la sección