Ultraderechista Le Pen quiere aprovechar el envión Trump

Lidera las encuestas con discurso antiinmigración y antiglobalización
A menos de 80 días de las elecciones presidenciales en Francia, la candidata de extrema derecha Marine Le Pen, que continúa liderando en las encuestas, presentó el fin de semana un programa con un fuerte acento nacionalista y antiinmigración, parecido al que llevó al poder al republicano Donald Trump en Estados Unidos.

En un discurso realizado en Lyon, la líder del Frente Nacional atacó "la inmigración masiva", la globalización y el "fundamentalismo islámico".

"Lo imposible es posible. Cómo es posible que presidentes como Donald Trump sean electos con un sistema coaligado en su contra", dijo la candidata de la extrema derecha en el primero de 10 actos masivos de campaña.

"Este despertar de los pueblos es histórico. Significa el fin de un ciclo. El viento de la historia giró y nos llevará a la cumbre", añadió, en tanto prometió que pondrá a Francia "en orden". "¡Estamos en casa, estamos en casa!", gritaron juntos los cerca de 3.000 militantes presentes.

La dirigente de 48 años encabeza las intenciones de voto para los comicios de primera vuelta del 23 de abril, pero todo indica que puede ser derrotada en la segunda vuelta el 7 de mayo.

Dos referendos

A partir del escándalo que afecta la candidatura del conservador de derecha François Fillon –hasta ahora considerado favorito– las encuestas pronostican un duelo de Le Pen contra el centrista Emmanuel Macron.

Fortalecida por un partido que avanza en todas las elecciones desde 2011, Le Pen apuesta al sentimiento de los franceses que se sienten desclasados, y que se enfrentan al desempleo masivo y los temores sobre la inmigración, el islam y la seguridad en un país impactado por atentados yihadistas entre 2015 y 2016.

El ataque por un hombre armado con machetes que gritaba "Allahu Akbar" ("Dios es el más grande", en árabe) a una patrulla militar el viernes en el museo del Louvre en París alimentó su discurso basado en la seguridad y sus críticas a la "debilidad de alma de los dirigentes contra el fundamentalismo islamista".

Le Pen reveló antes las medidas principales que aplicará en caso de que sea electa, entre ellas la convocatoria a dos referendos: uno sobre "la prioridad nacional" y el otro sobre la pertenencia a la Unión Europea. También propuso plebiscitar las cuatro "soberanías": presupuestal, territorial, monetaria y legislativa, que se deben "recuperar".

Casi a la misma hora en Lyon, el candidato de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon reivindicó sus propuestas ante 12 mil personas reunidas en una manifestación.

En la misma ciudad, Macron, exministro del gobierno socialista y convertido en el candidato del espacio centrista, defendió ante más de 8.000 personas los valores del progresismo.

Los actos ocurridos el fin de semana se produjeron luego de 10 días de una campaña perturbada por acusaciones contra Fillon, al que se le imputa haber contratado a su esposa para un empleo ficticio.

Acusado de haber remunerado durante años a su esposa Penelope y a dos de sus hijos por un monto de casi € 900 mil, el conservador trata de contraatacar al acusar al poder socialista de querer eliminarlo.

Fillon, que hizo de la honradez en política un tema clave de su campaña, prometió que "resistirá" pese a los insistentes pedidos de que decline su candidatura.

Candidata "del pueblo"

Le Pen también fue acusada de dar empleo ficticio a una asistente remunerada con fondos europeos.
La candidata negó haber cometido abusos y denunció un "combate político" del Parlamento Europeo contra su partido. Sin embargo, no hizo de la honradez su línea de campaña, lo cual parece darle una ventaja significativa sobre Fillon en la carrera presidencial.

La dirigente se presentó el domingo como la "candidata de la Francia del pueblo" frente a "la derecha y la izquierda del dinero".

Continuando la campaña para mejorar la imagen de la extrema derecha, Le Pen mejoró su vocabulario y ya no promete la "salida del euro", sino "restablecer una moneda nacional", y deja de lado el restablecimiento de l a pena de muerte y propone una condena a la "perpetuidad real".

Le Pen quiere transformar la campaña presidencial en referéndum entre "patriotas" y "globalizadores"
Su sobrina, la diputada Marion Maréchal-Le Pen, llamó a los simpatizantes de Fillon a girar hacia "el plan M, el plan Marine" , en caso de que surja un eventual nuevo candidato de derecha.

Candidato progresista

El exministro de Economía del gobierno del socialista François Hollande, Emmanuel Macron, de 39 años, fue uno de los protegidos del mandatario, pero dimitió en agosto para postularse a la contienda presidencial.

Autodefinido como progresista, busca captar el interés de los votantes centristas.

Mientras sus críticos le achacan su falta de programa, sus allegados afirman que recién está terminando de redactarlo.

El Penelopegate

François Fillon, investigado por el supuesto empleo de su esposa Penélope, se defendió ayer de las acusaciones en su contra por haber pagado a su mujer más de € 800 mil durante 15 años.

Populares de la sección