Un argentino tiene la colección privada de whiskies más grande del mundo

Miguel Ángel Reigosa posee 2.900 botellas diferentes
Miguel Ángel Reigosa es el rey del whisky. Así lo atestiguan las 2.9000 botellas con las que cuenta su colección, la más grande del mundo si se tiene en cuenta a los coleccionistas privados, como él. La suya es, además, la segunda colección más grande del planeta, solo superada por el Museo del Whisky de Edimburgo, Escocia.

Reigosa comenzó su colección a los 14 años, con el aliento de su padre, quien le inculcó el afán coleccionista, así como el gusto por la bebida.

"La única bebida que tomo es whisky, a veces un poquito de cerveza, y en un país como el nuestro, como Argentina, no tomar vino a veces es como un pecado, pero realmente no tomamos vino", dijo el coleccionista a la agencia EFE.

Primero con botellas en miniatura y luego con rarezas, la colección de Reigosa creció a tal punto que fundó el Museo Argentino del Whisky, en el que exhibe su colección. Además, es impulsor de la bebida en su país, que al contrario que Uruguay, no tiene una gran tradición "whiskera". Reigosa desarrolló un agua especial para la elaboración del destilado, y organiza quince eventos en su país con la temática del whisky como eje.

Reigosa es uno de los 42 coleccionistas privados de botellas de whisky, y tiene como actual objetivo conseguir las 400 botellas que lo separan del mencionado Museo escocés, para ocupar así el primer puesto mundial entre instituciones públicas y privadas.

Entre las rarezas de la colección del argentino hay botellas que datan del año 1830, y algunas de las que viajaron en el primer vuelo transatlántico del Concorde, de las que solo quedan tres ejemplares, cada uno con un valor de 60.000 dólares.

Fuente: En base a EFE

Populares de la sección