Un chip le permite a una mujer con ELA comunicarse a través de una tablet

Hanneke de Brujine oía y veía todo pero no podía relacionarse

Luego de ocho años sin poder comunicarse con su familia, Hanneke de Brujine, víctima de una Esclerosis Lateral Amiotrofia (ELA), comenzó a contactarse con el mundo a través de una tablet. Al instalarle un chip en la cabeza, los médicos lograron que comenzara a escribir oraciones.

Hanneke vivía sin problemas cuando se le diagnosticó ELA. Sus neuronas comenzaron a degenerarse al tiempo que su médula espinal dejó de responder a las órdenes de su cerebro. Oía y veía todo pero no podía hablar, comer ni moverse. Con el apoyo de su familia, decidió someterse a un experimento que le prometió convertir su cerebro en un control remoto.

El estudio, que ha sido publicado en la revista New England Journal of Medicine, fue exitoso y le permitió volver a salir a la calle, a pasear y salir de compras. Este año, además, logró comunicar sus sentimientos.

Gracias a la ciencia, Hanneke ahora puede comunicarse con la gente a su alrededor sin tener que usar sus dedos. Para lograrlo, tiene una tablet adelante que, cuando quiere escribir una palabra, le da la orden con su cerebro para teclear. Al no tener movilidad, es un envío de señales eléctricas.

Hoy suele deletrear frases para informar cómo se siente, para pedir agua o para decirles a sus hijos cuánto los quiere. Entrevistado por El Mundo, el científico al mando del equipo de neurociencia cognitiva de la Universidad de Utrech, Nick Ramsey, declaró que está previsto que se siga experimentando el próximo año con más personas. Además, solicitarán fondos para expandir el estudio a nivel internacional.


Populares de la sección