Un día sin Twitter, Facebook y Google

Las compañías amenazan con realizar el próximo 23 un apagón digital, al que también se sumarían Yahoo y Wikipedia

Importantes compañías amenazan con realizar el próximo 23 de enero un apagón digital, un día antes de que se vote en Estados Unidos el proyecto de ley SOPA (ley para frenar la piratería online, según sus siglas en inglés) que se discute desde octubre en el Congreso, informó el diario La Nación

Google, Facebook, Twitter, Yahoo y Wikipedia son algunas de las empresas que podrían suspender sus servicios durante 24 horas y coordinar así un apagón en Internet.

Con la amenaza (hasta el momento es solo una amenaza, según El País de Madrid), las compañías demuestras su rechazo a aquellos que promueven SOPA y el otro proyecto de ley denominado PIPA, que promueve una ley de protección a la propiedad intelectual y se debate en el Senado.

“Estos proyectos de ley buscan perseguir la piratería digital permitiendo que el Departamento de Justicia de ese país considere criminal cualquier sitio que aloje contenido sin permiso explícito de sus autores”, explicó La Nación. Esto involucra directamente a sitios como Google o Twitter, puesto que vincular contenido ilegal también se considerará delito.

Las compañías sostienen que si bien el intento por combatir la piratería es positivo, el método que se pretende utilizar no es el indicado. La ley establece la posibilidad de crear una lista negra de aquellos sitios que se consideren ilegales, aunque sin un proceso judicial que confirme si realmente lo son. Además, obligará a las compañías a chequear cada link (en Wikipedia), cada tweet (en Twitter) y cada comentario (en Facebook) para que no lleve a un sitio con contenido ilegal. El objetivo es que las empresas adopten una “actitud más proactiva” frente a la piratería. 

Los proyectos de SOPA y PIPA tienen el respaldo de de la asociación que agrupa a las empresas discográficas y al consorcio de estudios cinematográficos de Estados Unidos, que pretenden frenar con la piratería y coinciden en que el gobierno de EEUU debe imitar a China e Irán y apelar a intermediarios que regulen los sitios y servicios a los que pueden acceder los internautas de ese país.


Comentarios