Un disco interactivo que llega al escenario

Chino presentará este viernes en el CCE 18 de Roxlo, un álbum que permite al escucha intervenir los temas
Hace ya más de 10 años que Martín Recto y Juan Sacco conforman Chino, una banda que comenzó como viaje exploratorio por la veta más experimental de la música. Desde entonces pasaron de ser un proyecto a dúo restringido a una sala de ensayo, a una banda con tres discos editados y shows que más que toques son instalaciones artísticas. Le han sacado partes a la batería de Recto, mientras que Sacco se pasó de la guitarra al bajo; y finalmente agregaron una pata visual a su proyecto, de la mano del artista Fabián Barros (Fyslab).

Su música se desarrolló como un ejercicio musical entre ambos, uno donde se sustraen elementos en lugar de sumar. "Generalmente se piensa en qué se le puede agregar para que quede mejor. Nosotros sacamos", explicó Sacco. Con una formación austera de bajo, batería y voz –que aparece transformada hasta quitarle todo rasgo identitario–, además de secuencias electrónicas y una mesa con bulones y chapas cuyo sonido se distorsiona, los músicos elaboran loops que se repiten, construyendo estados de trance. "Tocamos en vivo porque a nosotros nos gustaría escuchar esa música como si fuéramos público", afirmó Sacco. "Y como no conozco a muchos (que la hagan) agarro y me pongo a tocar", agregó.

Según detalla Recto, su música alcanza un nivel de abstracción difícil de aprehender de manera intelectual. "Nosotros buscamos ir a un plano más intuitivo, de intentar entrar en ese trance. Es algo que se empieza a armar. Podés sumarte al viaje o no", afirmó.

"Eso de no entender me copó", añadió Sacco. "Una vez que tocamos en el Parque Rodó y vino un flaco con la camiseta de los Redondos y me dijo 'loco, no entendí absolutamente nada y me alucinó'. Eso está bueno: que alguien no entienda nada y lo pueda disfrutar igual, que conecten con eso".

A pesar de esta búsqueda hipnótica, la misma economía de recursos sobre la que se rige la banda los desafía a crear canciones al formato pop: de unos cuatro minutos, estribillos y versos. "Hacemos repeticiones pero nosotros jugamos con la idea de la canción. Capaz que el estribillo aparece una vez y nada más, pero son cosas que están ahí", dijo Sacco.

Chino - 18 de Roxlo

Este proceso de 10 años tal vez se vea mejor concretado en su más reciente disco, 18 de Roxlo, lanzado el año pasado a través de una plataforma interactiva creada por Barros. Esta permite al escucha deformar cada pieza hasta el infinito, afectando el tiempo y el paneo de la música y fundamentalmente, distorsionarla a gusto. Pero también, con pocos elementos a disposición.

La misma interacción que habilitó 18 de Roxlo de manera virtual se manifestará en vivo este viernes a las 19:30 –puntual– en el Centro Cultural de España (ver abajo), en un espectáculo-instalación.

Además de contar con los videos de Barros, el dúo invitó a ocho músicos para que intervengan sus canciones. Ninguno de los dos sabe qué preparó cada artista, dejando la vía libre para que sus canciones sigan caminos impensados.

"Los invitados van a ir apareciendo. Les pasamos una pieza y les dijimos que se lleven algo pensado para tocar. Pero no sabemos cómo va ser la tónica", explicó Sacco. Recto coincidió: "Nos copa mucho que al proyecto lo intervenga otra gente, y ver qué pasa".

Chino presenta 18 de Roxlo

Viernes 28, 19:30 horas
Centro Cultural de España (Rincón 629)

Cada una de sus canciones serán intervenidas en vivo por otros artistas: Darvin Elisondo y Javier Garfauo de Hijo Agrio; Franco Di Gregorio; Gabriel Brikman; Iván Krisman y Marcelo Alfaro de Iván y Los Terribles; Edu y Salvador dos Santos de 7887 y Fabián Barros, encargado de la parte visual. Asimismo, el escritor Daniel Mella se encargará de realizar un registro escrito del show.
La entrada es libre.

Acerca del autor