Un leve respiro para el cine nacional

Mientras que el público uruguayo aumentó luego de un 2015 de importante caída, el gobierno busca llevar las producciones nacionales al interior del país
El cine uruguayo perdió a la mitad de su público en las salas comerciales en 2015, en comparación con el año anterior. En 2016, la tendencia se detuvo. Mientras que el año pasado casi 36 mil personas compraron su entrada para ver una película nacional, este año el número aumentó a 47 mil, según cifras provistas a El Observador por la Dirección del Cine y Audiovisual Nacional (ICAU).

En total, el ICAU lista 15 películas de origen nacional estrenadas entre el 1o de enero y el 16 de noviembre de 2016. Aunque otros trabajos de realizadores uruguayos quedaron afuera de ese inventario, en el compendio se puede hallar uno de los posibles factores responsables del leve aumento del público que asiste a ver cine nacional: la diversidad de oferta.

Dentro de la selección del organismo encargado de diseñar las políticas nacionales del sector audiovisual de Uruguay, las películas se dividen en dos categorías: películas de producción principalmente nacional y coproducciones mayoritarias o minoritarias con otros países, que pueden incluir el aporte uruguayo de parte del presupuesto del filme o el trabajo de personal nacional junto a equipos internacionales en una misma película.

La coproducción no es una tradición nueva dentro del sector, pero sí una que se hace cada vez más frecuente. De las 15 películas uruguayas estrenadas en 2016 nombradas por el ICAU, 8 son coproducciones (ficciones) y 7 de origen nacional (3 ficciones y 4 documentales).

Según el director de este organismo, Martín Papich, se ha buscado fortalecer el vínculo del cine uruguayo con otras cinematografías de la región. "La producción de cine en Uruguay es sinónimo de coproducción, por lo tanto, seguir profundizando ese aspecto es determinante", comentó a El Observador.

Por su parte, el integrante de Raindogs Films (Anina, Una noche sin luna) y presidente de la Asociación de Productores y Realizadores del Uruguay (Asoprod), Julián Goyoaga, señaló que se debe apostar a una producción uruguaya más integral. "Las coproducciones de participación minoritaria son importantes, pero deberíamos apostar a hacer crecer aún más la producción de cine nacional, con recursos genuinos que provengan del propio sector y políticas integrales que se focalicen en un camino sostenible a largo plazo", señaló.

El reclamo de Goyoaga forma parte de los lineamientos planteados actualmente por la Asoprod, que a fines de 2015 impulsó varias manifestaciones del sector audiovisual (a las que se sumaron la Asociación de Críticos de Cine y Gremiocine, que incluye a actores y técnicos) por el reclamo del ajuste del fondo que otorga la Ley de Cine. Finalmente, en octubre de 2015 la Cámara de Diputados aprobó el aumento de $ 18 millones al Fondo de Fomento Audiovisual.

Los modernos

Pese a ese avance, el director y coordinador general de la Escuela de Cine del Uruguay, Enrique Buchichio, indicó que el sector cinematográfico nacional "viene sorteando sus dificultades como puede" y aventuró que queda trabajo por hacer.

Además de reclamar un mayor apoyo económico estatal a través de fondos, Buchichio apuntó que se debe arreglar la distribución de las películas uruguayas. "Hace falta mejorar la distribución y la exhibición, el vínculo con el público, que es un fenómeno complejo y de múltiples causas, y las condiciones en que las películas llegan a ese público, que es amplio".

En todo el país

En ese sentido, Papich apuntó que una de las líneas trabajadas en el ICAU durante 2016 fue la descentralización de las exhibiciones de cine nacional, para lo que se llevaron las películas uruguayas a todo el territorio nacional, un factor que considera como otro elemento responsable del aumento del público.

El jerarca destacó principalmente el trabajo de la oficina de Programación del ICAU con la Red Audiovisual Uruguay, un sistema de circulación de contenidos audiovisuales integrados por el circuito de salas (culturales, comerciales, comunitarias e itinerantes), el circuito visual, televisivo y el de festivales y muestras.

Entre junio y diciembre de 2016 se realizaron un total de 220 funciones en salas comerciales, culturales y de la Red de Salas del Mercosur en diferentes puntos de Uruguay. El total de espectadores en ese tiempo fue de 6.617 y se logró un promedio de 31,4 funciones por mes.

Los Modernos - Diego Rossberg

Papich remarcó también la intención del organismo a futuro de trabajar en la internacionalización del sector audiovisual uruguayo, a través de mecanismos como la creación de la marca sectorial, Uruguay Audiovisual, lanzada en julio de este año. "Pensar el desarrollo sin tener en cuenta la dimensión internacional sería una contradicción", apuntó.

Mientras tanto, en 2016, 16 películas finalizaron sus rodajes, al mismo tiempo que 7 comenzaron a filmarse.

Para el 2017 en el organismo se espera el estreno de por lo menos 15 películas uruguayas, que incluirán largometrajes de ficción y filmes documentales de producción local y con el mecanismo de coproducción.

La cifra mantendrá el promedio de estrenos de películas de los últimos tres años. Si la tendencia de 2016 permanece, el próximo año podrá presentar otro aumento leve de un público que parece recobrar de a poco el interés por la cinematografía nacional.

Desafíos del cine uruguayo según figuras de 2016

directores uruguayos

Enrique Buchichio

Director y coordinador de la Escuela Nacional de Cine (ECU)
"En la medida en que los fondos públicos para producir sean pocos y de bajo monto, para lo que es el presupuesto promedio de una película, creo que el cine nacional no tiene otra salida que coproducir con otros países. Eso no solo permite conseguir más fondos, sino que habilita colaboraciones técnicas y artísticas con talentos de otros países. Y además hace más viable, aunque no asegura, una mejor difusión del cine nacional".

Julián Goyoaga

Productor y presidente de Asoprod
"Todavía la producción nacional no se recupera luego de la importante caída sufrida en años anteriores. Se filman pocas películas que luego encuentran dificultades para acceder a su público. Para tener un cine diverso y en crecimiento se necesitan políticas integrales que prioricen la producción nacional y den garantías al momento de la exhibición en salas. Todavía no contamos con un mecanismo que permita a las películas nacionales obtener condiciones justas de exhibición".

Pedro Luque

Director de fotografía de No respires y Era el cielo
"Creo que lo mejor sería dar un exención de impuestos más importante que simplemente el IVA, como se hace en lugares como Hungría, Sudáfrica, Canadá y en parte de Estados Unidos. Sumado a esto, debería pedirse cuota de pantalla o aportes monetarios a plataformas como Netflix. Con esto se asegurarían los fondos para películas nacionales y trabajo constante para los técnicos y demás involucrados. La coproducción con otros países ya existe y es explotada por nuestros productores".

Mario Handler

Director de Columnas quebradas
"(El cine) está mal de público, es una realidad aún no del todo comprensible. Faltan exhibidores persistentes que insistan en exhibir nuestro cine. Faltan críticos sensibles y periodistas sensibles y solidarios. Falta apoyo televisivo, pero la televisión siempre fue ciega y/o egoísta. Aún no han entendido que el matrimonio del cine y la TV es necesario. Faltan funcionarios y políticos sensibles e inteligentes.Todo igual que el año pasado y los años pasados".

Daniel Hendler

Director de El candidato y actor secundario de Mi amiga del parque
"El camino ya está allanado y hoy a nosotros nos cuesta imponer una cuota de pantalla para cine nacional o limitar la saturación de copias de tanques extranjeros a través de impuestos mínimos para derramar en la producción local. Estas medidas tendrán que ser consideradas si queremos mantener una cinematografía propia como parte de nuestra cultura y también como laboratorio del lenguaje más universal que es el audiovisual".

Guillermo Madeiro

Codirector de Clever junto a Federico Borgia
"Tengo cierto optimismo (sobre una mayor permanencia de las películas uruguayas en cartel) porque sé que hay mucha gente comprometida trabajando fuerte en esto. Supongo que se irán desarrollando de forma muy paulatina, ya que algunos son cambios demasiado complejos. El interés del público uruguayo en el cine nacional no hay que provocarlo desde la concepción de las películas, sino desde las formas de acceso a estas".

Emiliano Mazza

Director Nueva Venecia y codirector de Multitudes
"Desde varios ámbitos: institucionales, asociación de productores, organizaciones culturales, festivales, etcétera, se está trabajando con esa meta. Es un proceso muy lento, implica cambios en los hábitos de consumo de la gente y en lo que se le ofrece al espectador además de la película. Va a ser un camino largo, no creo que haya fórmula. Sí es cierto que tenemos que construir ese aura mágica, embriagante, que nos enamoró del cine alguna vez".

Manane Rodríguez

Directora y guionista de Migas de pan
"Si se fortaleciera el Fondo de Fomento, como se hace en otros países –con impuestos a las empresas proveedoras de internet por el uso que se hace a través del servicio que venden de los contenidos audiovisuales– y se estableciera una cuota obligatoria de inversión en cine nacional a las televisiones privadas, las coproducciones podrían plantearse no como una necesidad imperiosa sino como una posibilidad más".

Cifras

Clever trailer

47 mil espectadores vieron películas internacionales entre el 1º de enero y el 16 de noviembre de 2016 (47.662). En 2015 el público fue casi de 36.000 espectadores.

15 películas nacionales se estrenaron en 2016 según el ICAU, sumando producciones locales y coproducciones con otros países. La lista incluye las obras Boi neon, Clever, Columnas quebradas, El candidato, El mundo de Carolina, La floresta que se mueve, La luz incidente, La vieja, Las toninas van al este, Los modernos, Marama - Rombai: el viaje, Mi amiga del parque, Migas de pan, Multitudes y Parabellum. El listado no incluye la ficción Era el cielo ni los documentales El hombre congelado, Nueva Venecia y Todos somos hijos.

Según Gonzalo Hernández, del ICAU, se toma como criterio de estreno comercial uruguayo el siguiente: que se trate de un largometraje nacional con taquilla abierta al menos una semana en el circuito comercial o que exista una relación comercial entre el exhibidor y el productor. "De esta manera se distingue exhibición y estreno comercial", señaló Hernández a El Observador. "Esto se hace internacionalmente y permite que las películas puedan tener exhibiciones en festivales o el circuito cultural y que eso no compute como estreno.Eso explica que no estén en ese conteo "El hombre congelado, Nueva Venecia y Todos somos hijos."

220 funciones se realizaron entre junio y diciembre en salas comerciales, culturales y en la Red de Salas de Mercosur en todo el país, según la Dirección del Cine y Audiovisual Nacional.



Populares de la sección

Acerca del autor