Un libro que funciona como remedio contra la melancolía

El pleito de la Princesa de Gales y otros relatos, del uruguayo César di Candia, reúne quince textos donde el humor y el absurdo se dan la mano con eficacia
De todas las formas posibles de hacer humor, la literaria es seguramente la más difícil. La ausencia física de los protagonistas y de cualquier sonido, es un hándicap tremendo que el escritor debe superar si quiere despertar la carcajada del lector. En Uruguay, los casos exitosos se cuentan con los dedos de una mano.

En parte se debe a la particular idiosincrasia nacional que tiende naturalmente a la seriedad y en parte también a los prejuicios, ya que para muchos, la literatura es algo serio. Sin embargo, cuando el escritor logra superar las múltiples barreras, es adorado como ningún otro; es como si el público fuera consciente de esa hazaña. En este sentido, el caso de Julio César Castro, Juceca, es paradigmático.

Desde que colgó los botines del periodismo, César di Candia se ha dedicado de lleno a la literatura, con un promedio de un libro editado por año. Últimamente, el humor ha ido ganando terreno en sus textos, y la novela La larga espera de tío Ramón (2015) es un claro ejemplo de esa tendencia.

No es casualidad, ya que di Candia supo participar en dos revistas tan emblemáticas como El Dedo y Guambia, donde el humor era la excusa para hablar de todos los temas.

El pleito de la Princesa de Gales y otros relatos no hace más que sacar nuevamente a luz esa veta humorística que di Candia siempre tuvo, pero que permanecía dormida.

Se trata de quince relatos breves que desde el absurdo y la ironía, despiertan la sonrisa del lector, que se identifica inmediatamente con los casos que el autor presenta, ya que en su mayoría, remiten directamente a situaciones comunes de la sociedad uruguaya.

Dejando de lado el primer relato, que al tratarse de un caso judicial adopta la forma y la jerga característica de un proceso de instrucción, todos los demás presentan acontecimientos desopilantes donde el lenguaje está al servicio de la exageración.

Escenas cotidianas

En Felices fiestas, por ejemplo, primero se cuenta con gran sentido del humor las dificultades de un personaje para abrir avellanas, para luego derivar en un aquelarre de escenas hilarantes que terminan en que el padre de la familia decida huir para siempre, esa misma noche, al no poder soportar a sus insufribles parientes.

Lo mismo sucede en ¡Socorro! ¡Alquilé una casita en un balneario!, uno de los mejores relatos, donde un matrimonio va en busca de un paraíso aislado del mundo, que luego se transforma en un verdadero infierno, cuando no paran de llegar familiares, vecinos y hasta extraños, que poco a poco van tomando la casa, desplazando a la pareja.

La desdicha de ese padre de familia que intenta descansar pero ve como nadie lava un plato, que no puede dormir una siesta porque la gente le camina por arriba, que debe luchar para conseguir turno en el baño que está pagando y abonar la comida de todo el mundo, resulta impagable.

La magia, en este y en todos los cuentos, está en cómo di Candia acumula detalles que hacen que la sonrisa del lector vaya creciendo línea a línea, como una bola de nieve que rueda ladera abajo y no para de agrandarse.

Las mismas circunstancias extremas están en Vida después de la muerte, donde un paseo en yate se transforma en una pesadilla y en Mi esposa y los albañiles no se entienden, donde el arreglo parcial de una vivienda se transforma en un catálogo de abusos y malas praxis por parte de los obreros, situación que a cualquier uruguayo le resultará harto familiar.

Divertido de principio a fin, El pleito de la Princesa de Gales y otros relatos, se cierra con la sensación de que César di Candia cada vez escribe mejor y que no hay mejor terapia que la risa.

Ficha técnica

Nombre: El pleito de la Princesa de Gales y otros relatos
Autor: César di Candia
Páginas: 117
Editorial: Fin de Siglo
Precio: $320

Populares de la sección

Acerca del autor

Andrés Ricciardulli