Un liceo de Casavalle que lucha contra el destino del barrio

Tiene talleres y clases con dos profesores; faltan buenos resultados

El liceo nº 73 es uno de los dos liceos de ciclo básico que tiene Casavalle. El otro es el nº 69, cercano a la Gruta de Lourdes. Un poco más lejos, en Cerrito de la Victoria, se encuentra el liceo nº 41, en la avenida San Martín y León Pérez.

El 73, que se ubica en la calle Fosalba casi San Martín, se inauguró hace cinco años. Tiene 500 alumnos y desde el año pasado funciona como un liceo de tiempo extendido. Este año dio un paso más en su propuesta educativa y se convirtió en el primer liceo de Casavalle en ofrecer primer año de bachillerato (cuarto año). Hasta entonces en el barrio no existía esa posibilidad (ver recuadro).

El equipo docente está comprometido con lo que hace. Se destinan horas a la contención y apoyo de los alumnos. En diálogo con El Observador, su director Federico Delgado se mostró orgulloso de sus profesores. "De eso no me puedo quejar. Es un liceo que funciona bien", dijo. Sin embargo, hay algo que no lo deja tranquilo. "El defecto, como pasa en cualquier liceo de la periferia de Montevideo, es llegar a la mayoría de los chiquilines, que el alumno venga y aprenda", expresó.

El director no se quita responsabilidad. Si bien señala que el contexto socioeconómico de los alumnos influye en la realidad del liceo, admite que quizá él y su equipo aún no logran motivar a los estudiantes como debieran. "Tenemos que lograr esa motivación que no tienen en las casas para que vean en el liceo un lugar de ascenso social. Eso cuesta", afirmó.

Tiempo extendido en Casavalle

El 62% de los habitantes de Casavalle viven en la pobreza. El 10% de los adultos se encuentra desempleado. Según el Observatorio de Casavalle, el 40% de las mujeres no trabaja ni estudia mientras que ese porcentaje desciende a 22% entre la población masculina.

Una recorrida por el liceo permite descubrir un centro educativo limpio y bien cuidado. En el patio los alumnos tienen cancha y mesa de ping pong. Sin embargo, ni así muchos alumnos se sienten tentados de ir a clase.

Semanas atrás El Observador informó sobre los buenos resultados educativos que estaban obteniendo algunos liceos de tiempo completo y tiempo extendido (LTE). Según los datos aportados por el Consejo de Educación Secundaria (CES), el liceo de tiempo extendido Rivera nº 6 alcanzó en 2016 un nivel de promoción del 94%, en tanto, el nº 2 de San Carlos y el nº 4 de Melo que trabajan en la misma modalidad llegaron al 80%. En lo que refiere a liceos de tiempo completo, se destacan el de Barra de Maldonado con 90% y Las Piedras nº 5 con 94%. En los demás liceos de estas modalidades, los resultados no fueron tan auspiciosos y la mejoría solo se notó en dos o tres puntos porcentuales, dijo a El Observador la directora de Secundaria, Celsa Puente.

"Tenemos que lograr que los chiquilines vean en el liceo un lugar de ascenso social. Eso cuesta", Federico Delgado, director del liceo

Tal es el caso del liceo nº 73. Según el Monitor Educativo de Secundaria, el índice de promoción en 2015 – último dato disponible– ascendió a 59,9%. Al respecto, Delgado indicó que en 2016 el índice mejoró "un poco", pero todavía un tercio de los estudiantes repite o se desvincula.

El modelo de LTE implica que los alumnos asisten un turno a las clases curriculares y en el contraturno tienen la posibilidad de concurrir a talleres. Para Puente, los talleres son fundamentales porque son una herramienta lúdica que atrae a los estudiantes y los seduce para asistir al liceo.

Talleres y clase en duplas

Según consigna Secundaria en su página web, el liceo nº 73 es el único que tiene todos los talleres de Secundaria y del Ministerio de Educación y Cultura (MEC). En total ofrece unos 10 talleres (radio, cocina, periodismo, conociendo Montevideo, teatro, hip hop, candombe, ajedrez, huerta y percusión) que los alumnos pueden elegir según sus preferencias.

Sin embargo, lograr que los estudiantes asistan a los talleres no es tarea fácil. Actualmente la asistencia es muy baja (siete por taller aproximadamente), sin embargo el director tiene esperanza de que con el tiempo se sumen nuevos jóvenes. "Es una característica del alumno de acá. Le cuesta la asistencia y la constancia. Cualquier alumno de acá no tiene menos de 25 o 30 faltas a clase al terminar el año", subrayó.

Asistir a los talleres tampoco asegura que el estudiante tenga mejores resultados en las asignaturas curriculares. "A muchos les gusta venir al taller porque la propuesta es recreativa, pero en la clase no rinden porque la propuesta es estructurada", dijo el docente. Incluso, hay alumnos que, asistiendo a los talleres, luego no van a clase. El director contó el caso de un alumno que el año pasado terminó yendo solo a taller de radio porque no hubo manera de motivarlo para que asistiera a clase. "No le íbamos a decir que no. Es preferible que esté acá y no todo el día en la calle", señaló.

El liceo también implementa desde el año pasado el dictado de clases en dupla de profesores, uniendo dos materias, por ejemplo, matemática y física. Como con los talleres, el objetivo es hacer más atractiva la clase. El director aseguró que tampoco se ven aún los resultados, sin embargo no pierde las esperanzas. "El liceo hace cinco años que está en la zona, pero dos que es tiempo extendido. Capaz que en cinco años se ve algún cambio y mejoran las cifras", expresó. "No hay que olvidar que muchos de estos chiquilines tienen padres que no terminaron ciclo básico", remató.


Cursos de primero de bachillerato en el barrio

Este año el liceo nº 73 sumó a su propuesta cursos de cuarto año (primero de bachillerato). Se conviritó así en el primer liceo de Casavalle en ofrecer esta posibilidad. El director Federico Delgado dijo a El Observador que la propuesta surge de "la necesidad de la zona, donde no hay liceos de bachillerato". Contó que algunos alumnos se iban a liceos en otros barrios, pero muchos terminaban sus estudios en ciclo básico. Manifestó que lo ideal sería ofrecer también quinto y sexto, pero por ahora esa posiblidad está lejos. "Si se quiere continuar con bachillerato se va a tener que construir un nuevo liceo porque acá no hay más espacio".




Populares de la sección

Acerca del autor