Un lobo solitario en Uruguay

La Policía cree que está ante una persona con ideologías extremistas pero que no responde a organizaciones internacionales, sino que actúa por su cuenta
El modo en que operó el atacante que asesinó al comerciante de Paysandú no tomó del todo por sorpresa al gobierno, que desde hace algún tiempo tiene informes en su poder, realizados por la Policía, en los que se advertía que hechos de este tipo podían pasar en Uruguay en cualquier momento. Allí ya se mencionaba los casos de lo que a nivel internacional se conocen como "lobos solitarios": terroristas que, a pesar de tener afinidad con grupos radicales, actúan por cuenta propia y de manera independiente de cualquier agrupación organizada.

Según supo El Observador, la Policía cree que el hecho de Paysandú es uno de estos casos.

Los lobos solitarios pueden compartir ideologías con grupos extremistas pero no responden a su organización y actúan por cuenta propia sin recibir órdenes de ningún líder.

Estas personas suelen usar las redes sociales como una de las principales vías de comunicación para estar en contacto con personas con ideologías similares alrededor del mundo. Para ellos, internet se convierte en una herramienta fundamental donde pueden investigar sobre actos terroristas y cómo llevarlos a cabo. De todos modos, la falta de una agrupación que los apoye hace que algunos los consideren poco influyentes, aunque en los hechos terminan perpetrando atentados con víctimas mortales.

Al igual que lo realizó el agresor en Paysandú, este martes una mujer palestina intentó atacar a dos guardias fronterizos de Israel con un cuchillo y las fuerzas policiales de ese país la abatieron. Lo mismo sucedió con otro palestino este miércoles, que quiso acuchillar a miembros de las fuerzas de seguridad en Cisjordania.

Uno de los casos de lobos solitarios que más trascendió en los últimos tiempos fue el de Dylan Roof, un joven de 21 años que mató a nueve personas negras en una iglesia de Carolina del Sur, en Estados Unidos, a mediados de 2015. Dylan, realizó el ataque motivado por el odio racial hacia quienes no eran blancos, aunque la masacre la realizó sin apoyo de ninguna organización en particular.

En diciembre de 2015, un estadounidense de 28 años y su pareja mataron a 14 personas en un centro para discapacitados en San Bernardino, a unos 100 kilómetros de Los Angeles. En esa oportunidad, la mujer, Tashfeen Malik, había prometido lealtad al líder del grupo terrorista Estado Islámico a través de un mensaje en su cuenta de Facebook.

En setiembre de 2014 el vocero de Estado Islámico Abu Mohamed al Adnani había enviado un mensaje a través de internet a sus simpatizantes alrededor del mundo exhortándolos a perpetrar actos terroristas de manera independiente.

"Si pueden matar a un incrédulo estadounidense o europeo (...) entonces confíen en Alá y mátenlo por cualquier medio", había expresado.

Populares de la sección