Un mensaje para combatir la crueldad de los memes

Lizzie Velasquez, quien ha sido objeto de burlas en las redes sociales debido a la apariencia que le provoca la patología que sufre, envió un mensaje para concientizar a quienes navegan por Internet
La historia de Lizzie Velasquez ya es conocida por muchos millones de personas en todo el mundo. Esta mujer, años atrás, saltó a la fama cuando hizo que la patología que padece -síndrome progeroide neonatal, o síndrome de Wiedemann-Rautenstrauch- la hiciera un agente de cambio positivo.

Antes de entrar a bachillerato, Velasquez encontró en YouTube el video "La mujer más fea del mundo", donde quien aparecía era ella misma. Aunque sus padres intentaron eliminarlo, el video siguió siendo visto por miles de personas. Ella aprovechó esa experiencia negativa para transformarlo en algo positivo; empezó a preparar charlas motivacionales sobre el "bullying", primero en liceos, y luego en programas de televisión, para hablar sobre el tema, publicó tres libros y protagonizó un documental sobre su vida.

Pero días atrás, una nueva experiencia negativa en las redes sociales la llevaron a redoblar esfuerzos con el mensaje positivo que intenta transmitir. “Antes de compartir un meme, recuerde que hay una persona real en esa foto”. Ese es el mensaje de motivación que compartió recientemente en su cuenta de Instagram, después de descubrir que se convirtió involuntariamente -una vez más- en el rostro de un meme.

"He visto un montón de memes como este en Facebook. Estoy escribiendo este post no como alguien que es una víctima, sino como alguien que está usando su voz ", escribe Velasquez, de 27 años. "Sí, es muy tarde en la noche mientras escribo esto, pero lo hago como un recordatorio de que las personas inocentes que se están poniendo en estos memes probablemente se queden hasta tarde mirando Facebook y sintiendo algo que no desearía que lo sintiera ni mi peor enemigo".

"No importa cómo luzcamos o qué tamaño tengamos, al final del día todos somos humanos", continúa Velasquez en su cuenta de Instagram. "Le pido que lo tengan en cuenta la próxima vez que vean un meme viral de un extraño. En el momento lo podrán encontrar divertido, pero el ser humano en la foto probablemente sienta exactamente lo contrario. Difundan palabras amorosas no dañinas a través de una pantalla",. termina diciendo en su mensaje