Un mercado demandado y firme para las haciendas

En la reposición suben las categorías de invernada; en ovinos el mercado está complicado
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

Con una faena alta y entradas cortas de una semana, el mercado de haciendas está demandado y firme; los precios siguieron sumando algunos centavos en el correr de la última semana.

El precio de referencia del novillo se mueve en el eje de US$ 2.95 por kilo de carcasa para el novillo gordo. Se destacó esta semana que se han logrado operaciones puntuales a US$ 3,00 por kilo, lo cual no se daba desde diciembre pasado.

Mientras tanto, en vacas los precios están entre US$ 2,65 y US$ 2,70 por kilo, dependiendo de los kilos de carcasa logrados.

El mercado de la carne ovina está "complicado", las entradas se alargaron hasta marzo. La referencia para los corderos pesado de más de 35 kilos se mantiene sin cambios a US$ 3,23 el kilo y la oveja sin cambios en US$ 2,72 el kilo.

Por otra parte, la faena semanal de bovinos trepó a 48.790 cabezas, lo que representó un descenso de 1% frente a la anterior, pero 9% más en la comparación interanual.

La faena de vacas llegó a 25.126 cabezas, 4,4% más en la comparación semanal y 7% más en la interanual. Las vacas representaron 51,5% de la faena semanal. Los novillos retrocedieron 6% en la semana hasta 22.733 cabezas, en la comparación interanual estuvieron 12% por encima.

Respecto a la faena, se destacó el valor mensual alcanzado en enero, 193.802 cabezas, es la mayor faena para un enero desde 2009. Ese año se debió a la sequía y este a la oferta forrajera excepcional.

En la quinta semana de entrada de vigencia del decreto, el promedio de dressing (limpieza de la res) en novillos alcanzó a 7,4% y en vacas 7,7%. Las plantas con menor dressing en novillos fueron Cledinor, con 6,2%; y Canelones y BPU, 6,7%. En vacas, Cledinor, 7,0%; Casablanca, 7,2%; y BPU, 7,3%.

Mientras tanto, la reposición se encuentra muy demandada en todas las categorías y con poca oferta, que está pretenciosa y se hace difícil concretar los negocios.

El mercado no está formado y estuvo a la expectativa de que el remate de Plazarural marcara las referencias. Ante la ausencia de la exportación esta fue una oportunidad de los invernadores de comprar sin competencia.

Las categorías de invernada tuvieron subas importante frente al remate anterior, las vacas de invernada cotizaron a US$ 1,28 por kilo, casi 7% más que el remate anterior; los novillos de 1 a 2, a US$ 1,76, subieron 8%; los novillos de 2 a 3 a US$ 1,57, casi 7% más; y los novillos de más de 3años a US$ 1,48 por kilo, 7,2% más; los terneros a US$ 2,13, un 4% más que en el remate pasado (más información en página 13).

En tanto, el precio promedio de exportación de la carne bovina en la semana retrocedió casi 6% hasta US$ 3.440 la tonelada y 7% frente a un año atrás. El acumulado anual trepó a US$ 3.414 la tonelada, 4,3% menos a un año atrás (US$ 3.566).

La carne ovina exportada en la semana alcanzó a US$ 3.692 la tonelada, 5,5% más que la semana pasada y 11% menos en la comparación interanual. El acumulado anual alcanzó US$ 4.180 la tonelada, 0,5% por debajo de 2016, que fue US$ 4.203. En cantidad creció 88% en la comparación interanual, se llevan 1.626 toneladas exportadas contra 865 toneladas en 2016.

En resumen: la demanda está activa y absorbe toda la oferta, que está bien posicionada ante un verano favorable.