Un museo para el cannabis y la muestra de sus diferentes usos

La exposición abrirá sus puertas este viernes en Museos en la Noche
Un museo para el cannabis y la muestra de sus diferentes usos
¿Qué es lo primero que esperaría encontrar en un museo sobre el cannabis? Tal vez la respuesta instantánea, y la que parecería más lógica, sería una planta de marihuana o tal vez muestras de distintas flores, que son las que en definitiva se utilizan para fumar. En el Museo del Cannabis uruguayo lo primero que se ve es, sin embargo, una maleta. Sí, para llevar papeles, ropa, ir de viaje. Su particularidad es que está hecha de cáñamo y ese es uno de los objetivos del nuevo museo, mostrar las distintas posibilidades que da esa planta y que van mucho más lejos del tetrahidrocannabinol.

Sentado en la terraza de su casa, en donde decidió construír un museo a partir de una de sus pasiones, Eduardo Blasina afirma que el cannabis es tal vez la planta a la que el ser humano le ha dado más usos pero que no son del todo conocidos. "El cannabis sirvió de alimento, generó las primeras cuerdas y redes para pescar, fue protagonista de la navegación -todas las velas y cabos de las embarcaciones eran de cannabis-, ha servico para hacer vestimenta; el primer papel fue de cannabis, los primeros dólares fueron de papel de cannabis...", explicó el director del museo. De todo eso se podrán ver ejemplares desde el 9 de diciembre, cuando el museo abra sus puertas.

Desde afuera, y aparte del color verde y el logo -una hoja de cannabis de costado-, nada indica que en el número 1784 de la calle Durazno está el único museo de esta temática en Sudamérica. Ya adentro, el recorrido comienza con una vitrina en donde además de la maleta se aprecian cuerdas, un cuadro con los dos diferentes tipos de hojas de la planta, cerveza, ropa, material para construcción.

La idea es desarrollar una actividad cultural y que el turista que llegue a Uruguay no lo haga simplemente impulsado por conseguir la yerba, dijo Balsina.

"No queremos que la imagen de Uruguay quede simplemente vinculada a si el cannabis llega o no a la farmacia, sino que se conozca más sobre una cultura que viene de miles de años atrás", aseguró sobre el objetivo del museo. Se busca también mostrar que la libertad funciona, afirmó, y ser una ayuda para pensar en desarrollos productivos.

Balsina afirmó que si bien Uruguay en 2013 legalizó el cannabis -información para la que se destina un espacio particular-, no se ha avanzado en la producción o investigación de los diversos usos.
Aunque por ejemplo se elabora ropa, se hace con cannabis importado de China. Otro proyecto local espera la aprobacón del Ministerio de Salud para poder comercializar fideos.

Una sección especial está destinada a mostrar los usos del cannabis en la medicina, cuyos usos datan de fines del siglo XVIII y principios del siglo XX y que actualmente están en debate.

Luego de mostrar los usos en la confección de ropa y de la literatura sobre la marihuana, el recorrido culmina en un jardín. Allí, en el mismo sentido que con el cannabis, se busca mostrar plantas de frutos nativos, cactus o la planta de yerba mate que se consumen a diario pero no se conocen en profundidad.

El museo contará además con una muestra de mates y la posibilidad de probarlo, un gift shop y una cafetería. La entrada será de $200.

Las piezas más curiosas

Uno de los objetos que se podrá apreciar en el Museo del Cannabis, y quizá uno de los más curiosos, es una guitarra eléctrica. Oriunda de California está hecha totalmente de madera de cáñamo y se dispone en una vitrina junto a un uquelele, también del mismo material y a instrumentos hechos con mate. Además, llama la atención una rueca antigua, cedida por el museo del cannabis de Ámsterdam y con la que se confeccionaban telas de cannabis.

Populares de la sección