Un niño y dos adultos murieron tras tiroteo en una escuela de California

Una de las víctimas tenía 8 años y era estudiante del centro educativo

Tres personas murieron el lunes en una escuela primaria de la ciudad californiana de San Bernardino, en lo que la policía calificó de "asesinato-suicidio".

"Dos adultos fallecieron en un salón de clase, que se cree fue un asesinato-suicidio. Creemos que el sospechoso cayó y ya no hay amenaza", escribió el jefe de policía Jarrod Burguan en Twitter.

La tercera víctima es un niño de 8 años, estudiante de la escuela, sobre el que Burguan había informado que se encontraba gravemente herido. Otro joven sigue hospitalizado.

El ataque tuvo lugar en la escuela de enseñanza primaria North Park de San Bernardino hacia las 10.30 hora local (17.30 GMT).

Se trató de un intento de asesinato seguido de un intento de suicidio, según el jefe de Policía de San Bernardino, Jarrod Burguan.

Los investigadores aclararon que los dos niños que fueron heridos no eran el objetivo ni guardaban relación con el ataque, y señalaron que resultaron "desafortunadamente" alcanzados por el agresor al encontrarse junto a la maestra.

"Estamos trabajando para determinar (la relación entre el asesino y la víctima). Tenemos una idea (al respecto), pero no lo sabemos con certeza", expuso el capitán de la Policía de San Bernardino y responsable de la investigación, Ron Maass.

Por su parte, el alcalde de la ciudad californiana, Carey Davis, elogió la rápida respuesta de los servicios de emergencia, y agradeció a la Casa Blanca y al presidente de EE.UU., Donald Trump, sus mensajes de preocupación y su oferta de apoyo y ayuda a la comunidad de San Bernardino.

El centro escolar permanecerá cerrado al menos durante los próximos dos días.

El diario Los Angeles Times aseguró, citando a un portavoz del distrito escolar unificado de San Bernardino, que uno de los adultos involucrados en el tiroteo era un profesor.

Las imágenes de las televisiones locales mostraron un gran despliegue de las fuerzas policiales y servicios sanitarios en torno al centro educativo para controlar la situación y para evacuar a los niños, que fueron formados en fila y transportados en autobuses escolares.

Asimismo, numerosos padres y familiares, preocupados y angustiados por lo sucedido, acudieron a las inmediaciones de la escuela para confirmar que sus niños se encontraban sanos y salvos.

"Estoy muy asustada por todas las personas, las familias y sus hijos (...). Sólo espero que estén todos bien", dijo a la cadena televisiva ABC una de las madres que fue a la escuela en busca de sus niños.

San Bernardino ya había sido escenario de un atentado de inspiración islamista en diciembre de 2015, en el que murieron 14 personas y otras 22 resultaron heridas.


Fuente: Agencias

Populares de la sección