Un nuevo paso para instaurar cambios en la ley de abigeato

Cambios propuestos por el Ejecutivo no se contemplan del todo

El proyecto que introducía una serie de modificaciones a la ley de abigeato fue aprobado ayer en la Comisión de Constitución y Códigos de Diputados, pero sin tener en cuenta el aumento de penas que había sido propuesto en la iniciativa del Poder Ejecutivo.

Con el voto favorable de los representantes del Frente Amplio y Partido Colorado se logró que el delito de abigeato se mantenga como delito cuando dos o más personas lo cometen buscando lucro, manteniendo la pena máxima de ocho años y subiendo la mínima a dos años, reveló a El Observador José Carlos Mahía, diputado del Frente Amplio (por Canelones).

También se definió que sea un delito de penitenciaria, no siendo por lo tanto excarcelable durante los dos primeros años. A su vez se aprobó que el juez tenga la posibilidad cuando se trata de un hurto personal de que se mantenga la ley vigente, con la sanción de cuando alguien le roba un bien a otra persona, pero que dependiendo de la situación el juez pueda adoptar medidas sustitutivas.

Una novedad en las modificaciones aprobadas está referida a que los elementos materiales que se utilizan directa o indirectamente para cometer los abigeatos, por ejemplo vehículos, el juez podrá proceder a su decomiso.

También se aprobó que se aplique como agravante de los delitos a quienes protagonizan este tipo de situaciones el que lo hagan con crueldad.

Proyecto aprobado en comisión pasará ahora al plenario de Diputados


El proyecto aprobado en comisión pasará ahora al plenario de Diputados y luego al Senado.

El proyecto de ley había sido planteado por el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Tabaré Aguerre, quién había resaltado la necesidad de penar con mayor severidad al abigeato y dejar de considerarlo como un delito menor.

Oportunamente el ministro Aguerre había destacado que la principal modificación propuesta refería a que la figura delictiva esté en el hecho de faenar clandestinamente, pero también en el hecho de estar comercializando en el ámbito urbano una mercadería que es el resultado de una faena clandestina.

A nivel de los productores causó malestar el cambio de postura oficialista. El consejero de la Federación Rural, Fernando Lasaga, dijo a El Observador que este tema tiene cada vez más relevancia para el sector agropecuario.

Expresó que las pérdidas que genera este tipo de delito fueron cuantificadas durante 2015 en un 0,5% del valor del Producto Interno Bruto Agropecuario del año pasado.

El tema será de relevancia una vez más en el marco del próximo congreso anual de la Federación Rural, a realizarse en la ciuadad de Florida el próximo 28 de mayo.

En el primer semestre de 2015 los casos denunciados de abigeato fueron 739 (737 de ellos consumados) contra 574 en igual período de 2014, según el Ministerio del Interior. l

Populares de la sección

Acerca del autor